Carmen San José, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid,  habla sobre los 83.432 pacientes que están en lista de espera. Para la diputada este dato es a todas luces inaceptable, porque lo que encierra son pacientes con dolor y empeoramiento de la calidad de vida. Para San José, las listas de espera también son un reflejo de cómo funciona nuestro sistema sanitario público y es también un problema porque no parece que estén dispuestos a cambiar lo esencial para que mejore ya que son 8.000 pacientes más que en junio, lo que lleva a pensar en el fracaso de las políticas que se están llevando a cabo desde el gobierno madrileño, que no parece que quiera cambiar su política.

En principio llevan veinte años con una orientación de su política sanitaria que no está enfocada a mejorar las necesidades de salud de la población. Tampoco a planificar potenciando nuestro sistema sanitario público. Lo que sí hacen es estimular la colaboración público-privada, a pesar de los escasos presupuestos aunque siendo la comunidad más rica sea la que menos invierte en sanidad. Además de eso, transfieren 650 millones a 5 hospitales privados. Esa ha sido la última liquidación en las memorias del SERMAS.

¿Qué ha traído esto como consecuencia? El deterioro de nuestros hospitales públicos que ha llevado consigo el cierre de camas. Así no se puede acabar con las listas de espera. Este verano, para mayor éxito de sus políticas, se han cerrado 1.500 camas contabilizando solo cinco hospitales públicos. En definitiva, todas esas medidas de las que el señor Consejero y la señora Cifuentes están orgullosos, solo han traído esa cifra inaceptable de pacientes esperando.

Carmen San José se pregunta si esta es la atención sanitaria humanizada que tanto le gusta al señor Sánchez-Martos y le recuerda una cuestión que rechaza: los recortes se han llevado por delante casi 7.000  profesionales sanitarios. Si no van a la raíz no solucionarán el problema.