La falta de mantenimiento preventivo en las instalaciones del Hospital ha vuelto a ocasionar la rotura de una tubería el día 13 por la noche en la planta 7ª norte. El agua se filtro hasta la planta 2ª donde se encuentra la UCI. A primera hora de la mañana cinco cubos recogían el agua que caía del techo, cuyo aspecto hacía sospechar su inminente derrumbe; por lo que se decidió trasladar a los seis pacientes que permanecían ingresados a otra UCI del hospital.
La avería se resolvió ayer por la mañana, aunque la UCI permanence todavía cerrada, porque no hay albañiles para poder reparar el techo.  Obra que terminará realizando una empresa privada, ya que  desde el año 2013 que se despidió casi a la mitad de los trabajadores de mantenimiento este colectivo está bajo mínimos.
Además de esta avería cada vez que llueve se producen goteras en urgencias, sala de espera de análisis clínicos,  servicio de diagnóstico por imágen….
La inhabilitación de las 8 camas de UCI sumadas a las 100 camas que habitualmente permanecen cerradas supondrán un agravamiento de la situación de colapso de las urgencias. En la sala de agudos llega a triplicarse su capacidad con pacientes que esperan durante días a que se les adjudique una cama para ingresar.

Estas son las consecuencias de los recortes en sanidad que hacen que a diario se repitan episodios similares a este,  que ponen en riesgo la seguridad de los pacientes.

Mats

Movimiento Asambleario de Trabajadores y Trabajadoras de Madrid
Sección Sindical «Hospital Clínico San Carlos»