Sobre las 10 de la mañana del pasado sábado 14 se cayó el sistema informático del Hospital, quedando inutilizados todos los ordenadores del Centro durante más de 24 horas. A las 12 del mediodía del domingo volvió a estar operativo dicho sistema y comenzaron a funcionar sólo algunas aplicaciones.

El Servicio de Informática del Hospital esta externalizado. La empresa CESUS tiene adjudicado un contrato (por casi 23 millones de euros) que garantiza la gestión de las aplicaciones y herramientas informáticas de los Centros dependientes de la Consejería de Sanidad y Consumo. Esta empresa se encarga de la resolución de incidencias y la atención al usuario para el correcto funcionamiento del equipamiento de hardware, software y de comunicaciones. El centro de soporte a usuarios debe prestar servicio ininterrumpido durante 24 horas, todos los días del año.

En Urgencias durante esas 24 horas el personal administrativo no podía registrar a los enfermos que solicitaban ser atendidos, les recogía los datos y les adjudicaba las camas a mano. Los médicos solicitaban analíticas y pruebas de Radiodiagnóstico (sin nº de historia ni pegatinas utilizadas para evitar errores y pérdidas de muestras porque no se podían imprimir), cuyos resultados no podían consultarse en el ordenador ni comparar con resultados anteriores para valorar si el paciente estaba peor (algunos oncológicos), ya que no podían acceder a su historial. Tampoco podían consultarse por ordenador los resultados de las pruebas solicitadas, los médicos tenían que desplazarse por los distintos departamentos Radiodiagnóstico, laboratorio, etc. para consultar los resultados de cada prueba solicitada. Los médicos se recorrían el Hospital para saber en qué plantas estaban ingresados sus enfermos. La falta de plantilla y el problema informático hizo que todo el personal de las Urgencias estuviese desbordado y se produjesen de situaciones de caos y stress.