Los resultados de las elecciones en Galicia y Euskadi del pasado 25 de septiembre no representan buenas noticias para la Sanidad Pública de esas dos Comunidades Autónomas.

feijoobannerEn Galicia, el proceso privatizador de la Sanidad Pública lleva desarrollándose ya desde hace varios años, y ha provocado no pocas reacciones de diversas agrupaciones y plataformas defensoras de la Sanidad Pública. Recientemente, el caso del Hospital Alvaro Cunqueiro de Vigo puso de manifiesto una mala gestión sanitaria por parte del gobierno de la Xunta.

En Euskadi, en su momento con un excelente cartel en los temas de gestión sanitaria, también se detecta una deriva hacia la privatización de servicios y áreas de atención sanitaria. Por otra parte, este territorio desde hace tiempo mantiene una tendencia hacia la implantación de las Unidades Clínicas de Gestión, tema generador de importante polémica dado el peligro de la intromisión de las empresas privadas en a gestión de la Sanidad Pública.

En fin, malas noticias. Malas noticias para los usuarios y usuarias, y para los numerosos colectivos que vienen denunciando unas políticas condescendientes con los intereses privados.

En estos  momentos, cuando lo noticiable gira en torno a las consecuencias políticas de esas elecciones, conviene recordar que la agresión a la Sanidad Pública en estos territorios donde la derecha mantiene el poder político, va a continuar si no a aumentar. Habrá que seguir con atención la evolución de la gestión sanitaria en estas Comunidades, denunciando su desvío privatizador, y apoyar a las organizaciones que mantienen la lucha por una Sanidad 100% Pública y de calidad.

 

MATS, Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad