La Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM) acusa a la Consejería de Sanidad de manipular la lista de espera quirúrgica (LEQ) pues, según advierte, no se puede publicar que ha descendido el número de pacientes en espera cuando, de acuerdo con los datos oficiales facilitados, desde diciembre de 2015 a marzo del presente año registró un incremento de 293 pacientes: 79.444 pacientes en diciembre de 2015 a 79.737 en marzo de 2016.

Para AFEM, no es la primera vez que la consejería se permite estos deslices matemáticos, como cuando en enero de este año afirmó que el 90% de hospitales ya operaba por la tarde. Y es que, excluidos los hospitales sin ninguna actividad quirúrgica, y con los datos publicados en el Plan de Lista de Espera, los hospitales que operaban por la tarde no superaban el 55%, muy lejos del 90%. Aún así y hablando con propiedad, dice la asociación, el dato importante es el porcentaje de Servicios Quirúrgicos que firmaron los Pactos de Gestión y operan por la tarde, no el número de hospitales que lo hacen.

Plan nacido desde el insulto

Según AFEM, el Plan Integral de Mejora de Lista de Espera Quirúrgica del Servicio Madrileño de Salud de la Comunidad de Madrid 2016-2019, nacido desde el insulto y para el insulto, no parece responder a su objetivo. Según advierte, el plan sigue afirmando: ”Es por todos conocido que el pago por acto para reducir la lista de espera quirúrgica incentiva comportamientos oportunistas que tienen como consecuencia el incremento innecesario de los tiempos de espera y el riesgo de intervenir a personas que en otras circunstancias no se haría”. Afirmación que desdijeron y sobre la que pidieron perdón. También el citado plan afirma: “La paz social ha tenido un alto coste, tanto económico como profesional que no ha solucionado a medio y largo plazo la situación de las listas de espera.

En este contexto, AFEM recuerda que, antes del 2012, la LEQ no era un problema; luego esa Paz Social era una Paz General para los pacientes. El problema simplemente nació como un preparativo para la privatización Sanitaria y un futuro negocio para ciertas empresas del sector. Esas afirmaciones les han servido para introducir algo perverso, los llamados “Pactos de Gestión” que han sido rechazados por AMYTS y AFEM.

Cambio de criterio

Respetar la libre elección, comenta AFEM, es poner todos los medios para ello sin penalizar por ejercer un derecho.

De todos modos, la asociación profesional reconoce al consejero la valiente medida que tomó a primeros de año, cuando cambió el criterio de medición de la LEQ para adecuarse a lo que hacen todas las Autonomías de nuestro país, quedando de la siguiente forma: el límite máximo de espera pasa a ser de 30 días a 180 días en los pacientes a los que no se les ofrece derivación (Lista
de Espera Estructural). En el caso de los pacientes que rechazan la derivación, el límite máximo, que dejó de contemplarse en la anterior normativa, se fija en 360 días con esta nueva norma. Por fin se contempla que la consejería se obliga a intervenir a los pacientes que, haciendo uso de su derecho a la libre elección, deciden quedarse en su hospital. Aun así, los pacientes que rechazan derivación siguen siendo castigados con 360 días de espera. Respetar la libre elección, comenta AFEM, es poner todos los medios para ello sin penalizar por ejercer un derecho.

Para AFEM, este nuevo cómputo da un respiro de seis meses a la consejería puesto que ya no se obliga a intervenir quirúrgicamente a los pacientes a un mes vista desde su inclusión en la lista de espera. Con el planteamiento actual se pretende intervenir quirúrgicamente a los pacientes que llevan más de un año en lista de espera, con el fin de cumplir el límite que se
ha fijado de 360 días para la lista de espera no estructural. Como consecuencia, se dejan de intervenir a los pacientes de la lista Estructural más recientes. De manera que se ha reducido la espera de los pacientes más antiguos, justa medida que siempre se ha
deseado; aunque la pregunta es qué va a pasar en junio cuando los pacientes de la lista estructural hayan superado los 180 días de espera.

Pruebas diagnósticas y consultas a especialistas

Al plantear las demoras y listas de espera, casi siempre se hace referencia a la actividad quirúrgica, omitiendo información sobre las demoras para Pruebas diagnósticas o consultas a Especialistas, de las que el ciudadano y medios de comunicación están muy
poco informados. Así, según AFEM, para la primera consulta de Traumatología la espera puede ser en muchos casos de unos 10 meses, o para la prueba diagnóstica de Electromiografía de un año, por poner algunos ejemplos. Parte fundamental del proceso asistencial que se ignora.

Y después de rechazar las acusaciones lanzadas contra AFEM por el consejero de sanidad y de recordar la pretensión de la presidenta de la Comunidad de Madrid para motivar a los profesionales, la asociación pone de manifiesto que se había dicho que el Plan sw Lista de Espera aumentaría el número de profesionales mediante los Pactos de Gestión; sin embargo, la realidad ha mostrado que es absolutamente falso, ya que están diseñados para que sus medidas las desarrolle el personal ya contratado.

Fuente: Acta Sanitaria

Ver Informe AFEM