Inauguración de Valdemoro

Inauguración del Hospital de Valdemoro

Los gastos de publicidad asociados a la construcción y puesta en marcha del Hospital de Valdemoro, uno de los investigados por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco en el marco de la pieza separada del caso Púnica en la que se indaga en la supuesta financiación irregular del PP de Madrid, llegaron a representar el 4% sobre la inversión que requirió este complejo sanitario. Valdemoro es el municipio donde residía y del que fue alcalde durante más de cuatro años Francisco Granados, presunto cerebro de dicha trama corrupta y al que Esperanza Aguirre incorporó a su Gobierno en noviembre de 2003 como consejero de Transportes e Infraestructuras.

El 24 de noviembre de 2007, casi dos años después de la colocación de la primera piedra, la Infanta Elena presidió la inauguración de dicho hospital, al que ella da nombre. A esas alturas, se habían gastado ya más de 2,23 millones de euros en acciones de publicidad e información para dar a conocer la construcción y entrada en servicio de dicho complejo sanitario de los 2,5 millones previstos, lo que representa un 4% sobre el coste total. La inversión total en el proyecto ascendió a 61 millones de euros, como Esperanza Aguirre detalló en el discurso que pronunció durante el acto de inauguración.

A diferencia de los otros hospitales que se investigan en esta rama del caso Púnica, el de Valdemoro incorporó una novedad sustancial. Por lo general, la Comunidad de Madrid incluía una cláusula en los pliegos de condiciones por la que la empresa concesionaria quedaba obligada a aportar un 1% -calculado sobre el presupuesto de ejecución material que se detallaba en el anteproyecto, una vez descontados los gastos generales (13%), el beneficio industrial (6%) y el IVA (16%)- para sufragar todas las acciones publicitarias que permitieran dar a conocer las instalaciones a sus futuros usuarios hasta la conclusión del periodo de concesión de 30 años. Sin embargo, en el caso de este centro sanitario del sur de Madrid se estableció una cantidad fija: 2,5 millones de euros, cuatro veces más de lo que le debía corresponder atendiendo a la operativa habitual en el resto de centros inaugurados en esas fechas.

Llama la atención la cuantía que se destinó a publicidad en este hospital, casi un 25% superior a la cantidad que se dispuso para las mismas tareas con ocasión de la construcción del Puerta del Hierro de Majadahonda. En ese caso, las obras se adjudicaron por un importe de 256,58 millones de euros, ascendiendo la partida para información y difusión a 1,85 millones (una vez descontados los conceptos antes citados).

 

“Esta iniciativa, que forma parte del importantísimo proceso de modernización y ampliación de la sanidad que ha emprendido el Gobierno de la Comunidad de Madrid, es una parte de lo que nos comprometimos a construir y a poner en funcionamiento: uno de los ocho hospitales que ya están terminados y 56 centros de salud que habíamos comprometido. En la Comunidad de Madrid no somos conformistas; por eso, en esta nueva legislatura, serán otros cuatro nuevos hospitales y 50 centros de atención primaria nuestros objetivos”, proclamó Esperanza Aguirre durante la inauguración.

El Hospital de Valdemoro abrió sus puertas oficialmente el 27 de noviembre de 2007, si bien la inauguración oficial tuvo lugar tres días antes en el curso de un acto que contó con la presencia de la Infanta Elena; Esperanza Aguirre; el vicepresidente, Ignacio González, y los consejeros de Presidencia, Justicia e Interior (Francisco Granados), Sanidad (Juan José Güemes) y Deportes (Alberto López Viejo), entre otras autoridades. La entonces presidenta de la Comunidad de Madrid había reeditado la mayoría absoluta en las elecciones celebradas seis meses antes (27 de mayo).

Ofreciendo servicio también a los vecinos de Ciempozuelos, San Martín de la Vega y Titulcia, el Hospital de Valdemoro fue el primero que entró en funcionamiento de los ocho construidos en la primera legislatura de Aguirre (2003-2007) y uno de los que la Administración autonómica sacó a concurso mediante la fórmula de la concesión -construcción y gestión del centro- por un periodo de 30 años. En concreto, la explotación corresponde al grupo Quirón, concesionario también de los centros hospitalarios Rey Juan Carlos (Móstoles) y el de Collado Villalba.

De acuerdo con la investigación de este diario, la ejecución del plan de infraestructuras sanitarias impulsado por el Ejecutivo de Aguirre -con Manuel Lamela (2003-2007) y Juan José Güemes (2007-2010) como consejeros de Sanidad- llevó aparejada una partida de al menos 11, 88 millones de euros (casi 2.000 millones de pesetas) para gastos de publicidad, de los que llegaron a desembolsarse como mínimo 10,54 millones. Éste es el montante que tuvieron que aportar las empresas concesionarias y al que hay que sumar otros 2,46 millones de euros que cargó la Consejería de Sanidad a sus propios presupuestos ante las reclamaciones que años después formularon empresas a las que se les había encargado la ejecución de trabajos y no se les habían pagado. La suma de ambas cuantías supera los 13 millones.

Avanza la instrucción judicial

Ese montante es el asociado a la construcción de los hospitales Puerta de Hierro (Majadahonda), Infanta Cristina (Parla), Henares (Coslada), Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), Sureste (Arganda), Tajo (Aranjuez), Infanta Leonor (Vallecas), Infanta Elena (Valdemoro), Torrejón de Ardoz, Rey Juan Carlos (Móstoles) y el de Villalba; las remodelaciones del Clínico San Carlos, Policlínico 12 de Octubre, Universitario de Getafe, la Cruz Roja de San José y Santa Adela, Príncipe de Asturias, El Escorial y Severo Ochoa de Leganés, así como al menos la puesta en marcha de 40 nuevos centros de salud.

El análisis de la documentación requerida semanas atrás a diversos departamentos de la Comunidad de Madrid por parte de la UCO sobre la partida del 1% asociada a la publicidad de grandes infraestructuras será determinante para el avance de la instrucción de esta pieza separada secreta, en la que el juez Eloy Velasco investiga si el PP de Madrid se financió de forma irregular con aportaciones ilegales de empresas a las que el Gobierno de Aguirre le encargó trabajos o falseando facturas para “ocultar la prestación de servicios de campaña”, como detalla el instructor en un auto desvelado este miércoles por El Confidencial.

Fuente: El Independiente