El Ayuntamiento adoptará medidas para corregir el «elevado» coste económico que suponen los contratos firmados con la empresa gestora

Los madrileños pagan por duplicado la limpieza que se lleva a cabo en determinados tramos de la M-30. Lo ha confirmado este martes el concejal de Hacienda de la capital, Carlos Sánchez Mato. El Ayuntamiento va a estudiar la posible duplicidad en el pago por estos servicios después de haber detectado partidas similares en los dos contratos firmados con Emesa (la sociedad que agrupa a las constructoras Dragados, Ferrovial y API Conservación). Además, se adoptarán medidas para corregir el «elevado» coste económico que suponen los contratos «blindados» con la empresa mixta que gestiona la M-30, firmados durante el mandato de Alberto Ruiz-Gallardón (PP).

Carlos_Snchez_Mato_El edil ha explicado en el pleno municipal que el modelo planteado por el anterior gobierno del PP en el Ayuntamiento es «dañino para los intereses generales», tal y como se plantea en el borrador del informe de la Cámara de Cuentas. Sánchez Mato certifica que Madrid ha pagado 554 millones de euros en gastos derivados de los contratos suscritos tras la finalización de unas obras que superaron los 5.000 millones de euros. Entre las soluciones que contempla el Ayuntamiento está la modificación “del modelo mercantil de explotación de la actual empresa mixta», aunque antes debe tener el consentimiento del Consejo de Administración y la Comisión de Economía y Hacienda. De momento, cuenta con el apoyo del PSOE, que ha denunciado en el pleno “las numerosas irregularidades del contrato”, que suponen un auténtico “expolio”.

El Consistorio firmó en 2005 con Emesa, propietaria del 20% de Calle 30 (el 80% restante es de titularidad municipal), un contrato que recogía los costes por los servicios de limpieza y contemplaba la posibilidad de aumentar la frecuencia de los trabajos para cumplir con los estándares de calidad. La modificación llegó en 2007, cuando se aumentaron las cantidades plurianuales. El nuevo acuerdo incluía también una partida adicional de limpieza por el incremento de las actuaciones en zonas ajardinadas, puentes, paneles luminosos y otras zonas de la carretera. El Ayuntamiento sostiene que la cláusula incluida en 2007 ya estaba cubierta con el contrato anterior. Se habría pagado desde entonces 2,8 millones de euros, una cantidad que podría llegar hasta los 12 millones en 2040, momento en que finaliza la relación con Emesa.

“Estamos pagando por duplicado cosas como la limpieza extraordinaria en determinados tramos de la M-30. Ese tipo de temas no tiene vuelta atrás salvo la cancelación del contrato que ahora mismo tiene Madrid Calle 30 con Emesa”, ha subrayado Sánchez Mato, para quien hay otros elementos que se recogieron en ese reequilibrio de 2007 que “simplemente no se están cumpliendo”. Según el edil, “había obligaciones por las que estamos pagando todos los madrileños pero parece que no habían sido fiscalizados de manera adecuada por los anteriores equipos de gobierno y equipos de gestión de Madrid Calle 30”. Ha asegurado, además, que su responsabilidad “es para con los intereses generales, no para con la rentabilidad de los socios privados”.

Fuente: El País