Boletín 2

 

Ayer el MATS presentó una denuncia ante la Dirección Provincial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social contra el Servicio Madrileño de Salud, ante la falta de medidas protectoras, como son los equipos de protección individual (batas, mascarillas, gafas y guantes), para las y los trabajadores sanitarios de todas las categorías en los centros sanitarios.

Nos encontramos con una situación donde la Comunidad de Madrid incumple los Protocolos emitidos con fecha 20 de febrero y 9 de marzo de 2020 por el Ministerio de Sanidad para la prevención y control de la infección en el manejo de pacientes con COVID-19 (coronavirus).

La razón que las direcciones de los centros sanitarios dan para incumplir el citado protocolo es la del desabastecimiento de los citados equipos de protección individual preventivos. Esta falta de material ha sido puesta de manifiesto incluso por la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad en una comunicación, que se adjunta en la denuncia ante la Inspección.

Se obliga así a los trabajadores a atender a pacientes con sospecha de ser positivos y, en algunos casos, a pacientes que ya han resultado positivos al Covid 19 sin la utilización de los equipos de protección individual necesarios y adecuados.

Concretamente se carece de batas con los requisitos y características indicadas en los Protocolos anteriormente citados y de mascarillas con eficacia de filtración FFP2 y no existen suficientes gafas de protección, por lo que se llegan a compartir por diferentes trabajadoras-es-.

Además, los servicios de salud laboral están totalmente colapsados y los propios trabajadores que han tenido contacto con personas que portados del virus no han podido siquiera notificarlo a Salud Laboral.

Existen profesionales que han tenido contacto con familiares que tienen el COVID-19, a los que no se les concede la baja por incapacidad temporal al objeto de cumplir con el período de aislamiento prescrito –cuarentena- y están acudiendo a los centros de trabajo.

Es más, hay profesionales que presentan sintomatología o sospecha de que pueden ser portadores del virus a los que tampoco se les concede la correspondiente baja médica.

Por si esto fuese poco, se ingresan pacientes en los centros sanitarios a los que no se les hace la prueba para comprobar si son portadores del virus hasta que la sintomatología está avanzada y posteriormente se constata que son positivos. El problema es que desde la fecha del ingreso hasta la realización de la prueba que confirma que son portadores del virus han estado en contacto directo con personal de los centros sanitarios que han estado trabajando y desempeñando sus funciones sin ningún tipo de protección o sin la protección adecuada.

Desde MATS animamos a profesionales y pacientes a reclamar que se cumplan las medidas necesarias para dificultar la extensión del contagio. Llama la atención que mientras que a personalidades de la política y del poder se les hacen las pruebas con gran rapidez, se escatimen medios con profesionales que pueden ser fundamentales en el freno o en la extensión de la epidemia.

 


Denuncia ante la Inspección de Trabajo:

Descarga el documento completo en PDF aquí