La realidad política española se confunde con la sátira de los carnavales… es la segunda piel de nuestros gobernantes.

Público.es