Comisiones Obreras confirma lo que ya se denunció desde la Coordinadora en Defensa de la Sanidad Pública del Área-4, pese a que la Dirección del Hospital lo niega. 

CC.OO. se ha pronunciado sobre la continua desaparición de camas y recorte de personal en el Hospital Ramón y Cajal, lo que ha conllevado un fuerte aumento de las cargas de trabajo de las diferentes unidades y una disminución en la calidad asistencial, aseguran del sindicato.
6 ccoo logoEn concreto la sección sindical de CC.OO. del Hospital Ramón y Cajal manifiesta lo que a continuación se reproduce:
Es rigurosamente cierta la desaparición continua de camas en el hospital. Desde hace ya 3 años se siguen reconvirtiendo habitaciones de 3 camas a dos. Estas medidas se acompañan de disminución inmediata o a muy corto plazo, habiendo desaparecido más de 600 profesionales, hasta ahora, siendo esta una cifra completamente cierta, con fuente de datos en las memorias anuales que publica la dirección del hospital que ahora niega esas cifras.
Además, esta disminución ha conllevado un importante aumento de las cargas de trabajo de las diferentes unidades, con la consiguiente disminución de la calidad asistencial que se sostiene a duras penas con la dedicación del personal, cada vez más sobrecargado. Por añadidura, la recién aprobada “nueva plantilla orgánica” del hospital, se esta demostrando inútil, en la medida en que no se realizan las suficientes contrataciones para que se pueda cumplir.
El pretendido uso “eficiente” de los recursos que afirma la dirección no ha solucionado problemas asistenciales importantes. El hospital arroja un retraso tecnológico clamoroso, que provoca que determinadas técnicas de diagnóstico y tratamiento sean imposibles de realizar bien por ausencia de la tecnología necesaria o por obsolescencia de la actual.
La misma dirección en sus declaraciones reconoce la desaparición de 151 camas, que siguen siendo necesarias, independientemente de la reducción de la estancia media en algunas especialidades, no es menos cierto que esas camas desaparecidas siguen siendo necesarias. En este sentido, de lo que la dirección no da información alguna es de las derivaciones a centros privados para procesos y pruebas diagnósticas que “a priori” se supone que no son susceptibles de complicación.
A manera de ejemplo, en lo relativo a las afirmaciones de la dirección sobre la Unidad de Cuidados Quirúrgicos, las instalaciones modernas que se afirman se han demostrado inapropiadas para el personal de Enfermería (Enfermeras y Auxiliares) que ha disminuido sensiblemente en número y que ha visto aumentar sensiblemente su carga de trabajo en la nueva unidad. Por ello, no es cierto que estén debidamente equipadas, ni en el número de profesionales necesarios, ni en la adecuación arquitectónica para el desempeño de sus tareas.
En cuanto a las consideraciones éticas, cuando el comunicado de la dirección del hospital esgrime “la renovación del personal eventual por un año, la conversión del personal eventual en personal interino y la mayor oferta de empleo público de España”, no hace otra cosa que reproducir la propaganda del gobierno de González, ocultando que esas medidas no suponen, de ningún modo creación de empleo, sino mantener la insuficiencia de trabajadores, a pesar de que a una parte de ellos se les reconozca su situación de indefinidos (reconversión a interinos) o se les mantenga la inestabilidad con contratos eventuales, a los no reconvertidos, en un claro fraude de ley en la medida en que siguen siendo permanentemente necesarios.
Es absolutamente cierto el proyecto de eliminación de quirófanos, hasta el punto de que la dirección ha informado formalmente a las organizaciones sindicales, de esta eliminación y la ha llegado a ratificar posteriormente. Sería un comportamiento lógico que si la dirección planea eliminar quirófanos lo sostenga en todos los ámbitos, pero no lo es que la información dentro del hospital sea diferente a la que se le da a los medios de comunicación.
Igualmente, son conocidas las innumerables deficiencias en la limpieza del hospital, cuya plantilla ha sido reducida de forma importante por la empresa concesionaria (Clece) con las consiguientes repercusiones en el servicio de limpieza de todo el hospital en general, y con especial gravedad en muchos servicios.
Del mismo modo, a pesar de las afirmaciones de la dirección, se ha deteriorado el servicio de lencería, habiéndose tenido que proceder a despersonalizar los uniformes de los profesionales y restringiendo el horario de atención a los trabajadores
En lo relativo a las obras previstas en el hospital, la dirección ha anunciado traslados de algunas unidades administrativas y de los almacenes del hospital a un edificio externo que se alquilaría a tales efectos. Pero quedan por aclarar aspectos importantes relativos a la financiación de este traslado que han sido motivo de preguntas no adecuadamente contestadas por la dirección del hospital que ha presentado como irreversible el traslado de los almacenes, fuera del hospital, con las dudas lógicas sobre la operatividad futura del funcionamiento futuro del suministro, y con los gastos correspondientes en vehículos, tiempos de transporte y todos los aspectos relacionados con estas actividades.
La Sección Sindical de CC.OO. del Hospital ha requerido aclaraciones sobre la formula de financiación, que aclaren los siguientes aspectos:
• Costo del alquiler del Edificio de que se trate. Tanto lo referido al arrendamiento, como las reformas necesarias para la adaptación de este edificio a las actividades que se desempeñarán en el, y cualesquiera otros gastos previstos para garantizar la operatividad necesaria (adquisición de vehículos de transporte y de carga y descarga interna en almacenes), mobiliario, instalación de comunicaciones, etc…
• Detalle sobre las fuentes de financiación y su repercusión en el presupuesto del hospital.
• Concreción de las formulas a utilizar, y en caso de no provenir de presupuesto público, según su información en la mencionada reunión, el método específico a seguir y los nombres de las empresas que se comprometerían con ese método, adecuadamente detallado.
• El ámbito temporal de estos planes.
• Respuesta formal sobre el carácter público de la gestión de estos servicios, valida para el futuro.
En definitiva, la información que da la dirección no es cierta, y la situación del hospital es muy comprometida en múltiples aspectos que tienen consecuencias asistenciales, y que suscitan dudas sobre la existencia de planes ocultos de la dirección del hospital sobre las formulas de gestión que no se terminan de aclarar.
 Acta Sanitaria