Tras el reciente éxito alcanzado por los trabajadores y ciudadanos de la Comunidad de Madrid, frenando lo que hubiese supuesto la entrega a manos privadas de 6 Hospitales Públicos y 27 centros de Salud y que ha culminado con la destitución del Consejero de Sanidad y  toda su “camarilla” privatizadora ( a excepción eso sí, del “eterno” Director General de Recursos Humanos Armando Resino Savater, máximo responsable del “exterminio” de puestos de trabajo en Sanidad) los Sindicatos de la mesa Sectorial ( UGT, CCOO, CSIT-Up, FEMYTS, SATSE  y USAE), firmaron el 11 de Febrero de 2014 un nuevo Acuerdo sobre la reubicación de personal de colectas y donación interna del centro de Transfusión, que va suponer, no sólo la movilidad forzosa de muchos trabajadores de este centro, sino el impulso que le faltaba a la Administración para privatizar este centro.
¿Por qué se hace esto?
Evidentemente, por puro negocio especulativo. El ansia privatizadora del Gobierno de la Comunidad de Madrid no ha sido aún frenado en seco y allá dónde ven beneficio, se lanzan como buitres a la carroña. El conflicto generado en el centro de trasfusiones (donde muchos trabajadores aún siguen encerrados, entendiendo con buen criterio que se les privatiza un servicio público para que otros hagan negocio) tiene que ver con un nuevo Convenio firmado por el anterior consejero de sanidad: Cruz Roja se encargará de la captación y fidelización de donantes, de las campañas de donación y de la extracción extrahospitalaria en la calle. El CTMC se encargará del procesamiento y distribución a los centros Hospitalarios. Con el nuevo Convenio, Cruz Roja se compromete a la extracción de 74.000 unidades en el 2014 y 140.000 en años sucesivos, cobrando 64 € por cada bolsa de sangre, eso sí financiado a cargo de los Presupuestos de la CAM por valor de 9.300.000 € anuales. Dicho convenio entraría en vigor el 1 de Marzo y Cruz Roja justifica dicho cobro porque tiene que  aumentar la plantilla, al aumentar sus servicios.
La realidad
Según algunos trabajadores bien informados pertenecientes a este centro, uno de los motivos de este Convenio tiene que ver más con las pérdidas de Cruz Roja y el negocio especulativo.  Hospitales de Madrid, ante los momentos difíciles que pasaba “donación de Cruz Roja”, se negaban a   recibir la sangre que les facilitaba dicha entidad y que les vendían a 160 € la bolsa ya que por su mala organización remitían remesas con una fecha de caducidad muy limitada, llegando a perderse en su momento, 5000 unidades por tal circunstancia. De hecho en este año Hospitales Madrid se nutría ya directamente del Centro de Transfusión de la CAM, que ahora quieren privatizar.
¿ Por qué firma los sindicatos?
Es la pregunta que muchos trabajadores se hacen, pues no es compresible que ni en el contexto actual ( donde se están ganado algunas batallas contra la privatización) ni por razones de empleo ( donde los mismos Sindicatos reconocen que se han perdido 3.500 puestos de trabajo y que se les margina constantemente en la negociación) se den las circunstancias para dar pie a la Administración para que siga negociando con nuestra salud, ni con los puestos de trabajo, ya sea a través de reubicaciones, movilidades o cualquier otra cosa que dé a pensar que para no perder más puestos de trabajo es mejor privatizar un servicio ( recordemos los ejemplos del Personal no sanitario del Puerta de Hierro o la Lavandería del Clínico o Mejorada de Campo, donde los sindicatos justificaban la externalización, como suelen llamar a la privatización para no perder puestos de trabajo y todos conocemos ya lo que ha pasado, despidos de personal temporal, bajada de salarios y reubicaciones de trabajadores a más distancia del centro de trabajo donde antes trabajaban).
Además, el acuerdo, se hace  a espaldas de los trabajadores y contra su voluntad (y por eso muchos aún siguen encerrados) ya que la mayoría abandonaron el Salón de Actos del Centro de Transfusiones cuando se anunció la firma por parte de estas Organizaciones.
La verdad es que desde un primer momento la Consejería les hizo creer que no se trataba de amortizar puestos de trabajo, sino de reubicar a estos trabajadores en otros Centros en 2 fases. Una primera, que finalizaría en el mes de Febrero de 2014 ubicando a parte del personal en el Hospital de la Princesa y otra que finalizaría en Diciembre de 2014 aún por concretar. Por eso desde el mes de Octubre la Dirección General de Recursos Humanos se puso en contacto con los representantes de los trabajadores para asegurarles que todo “ era estupendo y estaba fenomenal”.
Pero estos no contaron con la resistencia de los trabajadores, que vieron claramente las intenciones de la Consejería de privatizar el servicio y dejarles “ con el culo al aire” pues los trabajadores entendieron desde un primer momento que dicha privatización al margen de ser un negocio que afectaba a la salud de los usuarios, podía afectar al marco de sus relaciones laborales, ya que este Centro se rige en dichas relaciones por el Convenio Colectivo del Sermas y  se daban cuenta que su situación podría cambiar, al ser desplazados a otros centros (por ejemplo tratándoles en un futuro de hacerles personal estatutario con peores condiciones laborales).
¿ Qué ganan los sindicatos con esta firma?
No es compresible pues, que viendo el negocio que hay detrás de todo esto, con la mayor parte de la ciudadanía en contra de las privatizaciones y con las pocas garantías que ofrece dicho acuerdo a los trabajadores, los Sindicatos de la Mesa Sectorial hayan firmado e mismo. No se puede jugar a dos bandas, decir por un lado que se está en contra de la privatización y por otro permitir a través de estos acuerdos que se facilite, jugando con la salud de los ciudadanos y los derechos de los trabajadores.
Conclusión
Trabajadores y trabajadoras de la Sanidad, así como usuarios y usuarias queremos decidir sobre nuestro futuro y nuestra sanidad. El Centro de Transfusiones no es de Ignacio González, ni de la Cruz Roja, ni de los sindicatos, es del conjunto de la población y sólo ella puede decidir sobre su futuro.
Afortunadamente, y pese al acuerdo, los compañeros/as del Centro de Transfusión continúan con el encierro y con la lucha en defensa de ese servicio Público. Todo nuestro apoyo a su lucha que es la lucha por los derechos de todos/as.
Comunicado MATS