Desde el MATS (Movimiento Asambleario de Trabajadores de la Sanidad) DENUNCIAMOS por enésima vez la situación de colapso de las Urgencias del Hospital Clínico.

Lo que se vive en este Servicio a diario por pacientes y trabajadores, no es una situación coyuntural fruto de “picos de gripe o demanda”, como repiten una y otra vez como un mantra los responsables sanitarios del Centro. La gripe viene todos los años y es perfectamente previsible.

El problema tiene que ver con la continuidad de las políticas Privatizadoras del Gobierno de la Comunidad de Madrid justificadas en el ahorro y en la contención del gasto Sanitario cuyos efectos para los Centros son, el cierre de camas, la falta de personal y un escaso o nulo mantenimiento preventivo de las instalaciones, que repercute directamente en las Urgencias, al colapsarse el servicio casi a diario por la falta de estos recursos.
Se puede comprobar en el cuadro adjunto, tras un seguimiento exhaustivo en las últimas dos semanas en la Sala de Agudos (dónde ingresan los pacientes más graves) cual es la situación prácticamente durante todo el año.

Las consecuencias de esta situación para los pacientes son de riesgo permanente para su seguridad y salud. Una sala de Agudos que la mayoría de los días duplica su capacidad (media de 60 pacientes diarios cuando la capacidad es de 30), pacientes que se quedan sin ubicar sentados en sillas de ruedas por falta de camas o camillas, pendientes de ingresos más de 24 horas (algunos incluso más de 30), esperando que se les asigne cama para ingresar desde el día anterior o que después de largas esperas, se niegan a ingresar en las habitaciones por falta de climatización adecuada.

En algunos casos la improvisación lleva a adoptar medidas como despejar la sala expulsando a los acompañantes, contraviniendo el “Plan de Humanizacion” de la Consejería que valoraba como medida beneficiosa para el paciente el acompañamiento de familiares.

La realidad es que desde el año 2016 este Hospital tiene 103 camas menos y a esto hay que sumar que habitualmente permanecen cerradas una media anual de 100 camas (de las 861 instaladas). La falta de camas es lo que provoca la saturación de Urgencias, y que incluso se hayan tenido que suspender cirugías programadas.

Las Autoridades Sanitarias niegan una y otra vez el colapso y se defienden de las acusaciones trasladando la responsabilidad a los pacientes, basándose en una mala utilización de los Servicios de Urgencias por parte de estos.
Desde el MATS hacemos responsables a las Autoridades Sanitarias de la Comunidad de Madrid y a la Gerencia de este Hospital, de estar poniendo en riesgo la Seguridad y Salud de pacientes y usuarios y EXIGIMOS que se tomen medidas para revertir esta situación de colapso crónico de nuestras Urgencias.

Medidas que pasan por la apertura inmediata de todas las camas inhabilitadas o cerradas, contratación de personal necesario para hacer frente a la demanda asistencial en cualquier periodo del año y un mantenimiento adecuado de las instalaciones especialmente en las zonas de ubicación de pacientes (habitaciones, boxes de urgencias, cuartos de curas, diagnóstico, tratamiento, etc).

 

 
Sección sindical del MATS del Hospital Clínico.