Desde el MATS nos sumamos a la escalada de movilizaciones propuestas con fecha 9 de septiembre por los sindicatos pertenecientes a la Mesa Sectorial.

Sumamos nuestro apoyo y fuerzas bajo la premisa de que es necesario emprender una lucha unitaria en defensa de la Sanidad Pública en Madrid y de los derechos laborales de sus trabajadores/as, teniendo en cuenta que el término unitario no hace referencia únicamente a las organizaciones sindicales más votadas y por ello pertenecientes a la Mesa.

De igual forma, en el MATS defendemos que la única salida a este desmantelamiento de la sanidad pública es el sindicalismo social, entendiendo como tal la unión de los usuarios de los servicios públicos con las organizaciones vecinales y otros colectivos, los trabajadores de estos servicios (con mención especial a la educación en estos momentos) y trabajadores de otros sectores que se ven afectados por el deterioro de los servicios públicos.

Consideramos que los objetivos de las movilizaciones propuestas no pueden ni deben ceñirse a avances concretos como la agilización de los procesos de oposición o el desarrollo de la carrera profesional. Creemos que es primordial ir más allá de la superficie y atacar el origen del problema: los recortes y la privatización de la sanidad pública madrileña. Si nos encontramos en esta situación se debe a años continuados de destrucción de empleo en la sanidad, de pérdida de camas y de malgasto de fondos públicos para aumentar los beneficios de empresas privadas.

Los sindicatos son herramientas de los trabajadores. Es la movilización la que conquista y defiende derechos, y no los sindicatos. No debemos luchar lo mínimo imprescindible para que la administración se siente en una mesa y ceda en algunos puntos de las reivindicaciones, sino que debemos construir capacidad de lucha entre la gente. Los trabajadores hemos perdido derechos a lo largo de todos estos años porque hemos subestimado la importancia de la unión, la lucha y la movilización, lo que nos hace débiles frente al sistema. Cuanto más fuertes seamos y más unidos estemos, menos conseguirá avanzar el desmantelamiento y más posibilidades tendremos de recuperar todo el terreno perdido.

Desde el MATS nos sumamos a la escalada de movilizaciones propuestas con fecha 9 de septiembre por los sindicatos pertenecientes a la Mesa Sectorial.

Sumamos nuestro apoyo y fuerzas bajo la premisa de que es necesario emprender una lucha unitaria en defensa de la Sanidad Pública en Madrid y de los derechos laborales de sus trabajadores/as, teniendo en cuenta que el término unitario no hace referencia únicamente a las organizaciones sindicales más votadas y por ello pertenecientes a la Mesa.

De igual forma, en el MATS defendemos que la única salida a este desmantelamiento de la sanidad pública es el sindicalismo social, entendiendo como tal la unión de los usuarios de los servicios públicos con las organizaciones vecinales y otros colectivos, los trabajadores de estos servicios (con mención especial a la educación en estos momentos) y trabajadores de otros sectores que se ven afectados por el deterioro de los servicios públicos.

Consideramos que los objetivos de las movilizaciones propuestas no pueden ni deben ceñirse a avances concretos como la agilización de los procesos de oposición o el desarrollo de la carrera profesional. Creemos que es primordial ir más allá de la superficie y atacar el origen del problema: los recortes y la privatización de la sanidad pública madrileña. Si nos encontramos en esta situación se debe a años continuados de destrucción de empleo en la sanidad, de pérdida de camas y de malgasto de fondos públicos para aumentar los beneficios de empresas privadas.

Los sindicatos son herramientas de los trabajadores. Es la movilización la que conquista y defiende derechos, y no los sindicatos. No debemos luchar lo mínimo imprescindible para que la administración se siente en una mesa y ceda en algunos puntos de las reivindicaciones, sino que debemos construir capacidad de lucha entre la gente. Los trabajadores hemos perdido derechos a lo largo de todos estos años porque hemos subestimado la importancia de la unión, la lucha y la movilización, lo que nos hace débiles frente al sistema. Cuanto más fuertes seamos y más unidos estemos, menos conseguirá avanzar el desmantelamiento y más posibilidades tendremos de recuperar todo el terreno perdido.