Desde el sindicato MATS manifestamos nuestra repulsa hacia la violencia ejercida por la policía contra los vecinos de Vallecas, en la Asamblea de Madrid, y defendemos el derecho del pueblo a manifestarse con libertad y de manera pacífica , como hicieron los vecinos de este barrio y de otras zonas de Madrid. Rechazamos al mismo tiempo los intentos de invertir este hecho, culpabilizando a los vecinos de ser responsables por la situación que se vive por la covid19 con estas concentraciones , mientras que van hacinados en el metro para ir a trabajar, sin medidas sociales, maltratando los servicios públicos y a sus profesionales , sin velar por la salud de la población anteponiendo intereses políticos y económicos… los responsables reales no se pueden tapar con el humo del fuego que se está lanzando a la población.

La actuación policial nada tuvo que ver con lo acontecido en Nuñez de Balboa, otra muestra de la diferencia entre clases sociales a la que nos tienen acostumbrados las políticas neoliberales. Exigimos una investigación de lo sucedido y recalcamos la responsabilidad del Delegado del gobierno como mando político de la Policía Nacional.

Estas son las consecuencias de las políticas que tenemos al frente. Un gobierno de la CAM (PP y Ciudadanos, de la mano de la ultra derecha) que la mejor idea que tienen para frenar la covid19 es segregar los barrios más vulnerables , creando guetos, mientras mantienen todo el sistema funcionando con los mismos riesgos de contagio. Pero eso sí, culpabilizando a la población y a sus estilos de vida, especialmente a la población migrante. Y con el apoyo de efectivos policiales y militares para tener un control de la segregación, ofrecidos por el Gobierno central (PSOE y UP) en la Puerta del Sol, con una puesta de escena bochornosa donde faltó de todo menos banderas.

La inacción de la clase política sólo puede traer como consecuencia la acción ciudadana, que ante el shock en el que se encuentra inmersa desde el inicio de la pandemia, tiene que abrir los ojos y levantarse, y de una vez por toda se les escuche, cortando así los hilos de los titiriteros.

Nuestro apoyo nuevamente a los vecinos y vecinas de Vallecas, y nuestra repulsa tanto a la violencia policial como a los partidos políticos que son cómplices de la misma.

La lucha tiene que continuar, sólo el pueblo salva al pueblo.