ANTE LA VUELTA AL COLE: 

1.- La vuelta al cole es hoy uno de los principales problemas socio-sanitarios a los que nos enfrentamos el conjunto de la sociedad. No se trata de un tema de fácil resolución y por lo tanto, la búsqueda de soluciones no debería haberse dejado a la improvisación. Para colmo, están aumentado los contagios por SARS-CoV 2 en toda España y muy especialmente en la Comunidad de Madrid.

2.- Las consecuencias de mantener los centros de enseñanza cerrados durante meses ha tenido, y tendrá, consecuencias muy graves para toda la comunidad educativa, empezando por el alumnado y continuando por las madres, padres y enseñantes. Por eso la mejor opción siempre ha sido que los centros educativos se abrieran y las clases empezaran en septiembre de manera presencial o combinando con otros métodos que ya se han puesto en práctica en otros países de la Unión Europea.

3.- Sin embargo las cosas no se han hecho bien. Estamos a finales de agosto y nos hemos encontrado con un panorama desalentador: aumento de la epidemia de corona-virus que ha vuelto a poner el foco en la Comunidad de Madrid, a lo que se ha sumado la falta de planes por parte del Gobierno de Isabel Diaz Ayuso.

4.- Ante una situación como la que venimos viviendo desde inicios de marzo de este año, el Gobierno del PP y Cs tenía que haber lanzado y consensuado con todos los agentes sociales, un plan de refuerzo e inversión en la Enseñanza: tenían que haber contratado miles de profesionales de la educación para poder desdoblar las aulas y hacer módulos más pequeños, tenían que haber contratado también personal de limpieza, administrativo o socio-sanitario. Pero no se ha hecho. El gobierno del PP y Cs ha preferido “pasar la bola” al gobierno central o al resto de la comunidad educativa sin asumir sus responsabilidades.

5.- Esto que está sucediendo en la Enseñanza, también está ocurriendo en la sanidad. Desgraciadamente tenemos un gobierno que solo se acuerda de impulsar “el negocio” (como el nuevo hospital de Valdebebas, las privatizaciones de la limpieza o de servicios del Niño Jesús), pero que tiene abandonados los centros de salud y sigue sin contratar el personal suficiente para abordar los graves problemas que tenemos el conjunto de la sociedad sanitaria o educativa. Es evidente que esta situación educativa o sanitaria puede ser catastrófica en el caso de los barrios y poblaciones más pobres. A las graves dificultades económicas que estamos pasando las familias obreras, habrá que agregar otra vez, los problemas de conciliación familiar y los graves trastornos que se producen en la convivencia de las familias o comunidades cuando estas situaciones se alargan en el tiempo.

6.- Ante esta situación hay que buscar soluciones de urgencia. Lo que se tenía que haber planificado no se ha hecho. La gestión global de la crisis sanitaria y educativa por parte del Gobierno de Isabel Diaz Ayuso es nefasta. Por ese motivo los sindicatos de la enseñanza en Madrid (CCOO, UGT, CGT y STEE), han convocado varios días de huelga. El 4 de septiembre en Escuelas Infantiles, el 8 en Colegios de Primaria y centros especiales, el 9 en los institutos y el 10 conjunta de todos. Además, a esta huelga llaman a participar a todos los estamentos (profesorado, madres, padres, alumnado, asociaciones del sector, etc). Las reivindicaciones de la huelga -entre otras- son: aumento de plantillas de todas las categorías, dotación de medios suficientes y recursos para cerrar la brecha digital.

7.- El MATS, apoya la huelga de la enseñanza y se solidariza con las reivindicaciones planteadas por las centrales sindicales del sector, y nos unimos a la exigencia y las demandas que toda la sociedad viene haciendo para que se busquen soluciones prácticas y seguras para una vuelta al cole. No corresponde al MATS ni a los sindicatos decidir cuándo y cómo hay que volver, pero si tenemos el derecho y la obligación de poner sobre la mesa la defensa de los derechos de los colectivos a los que representamos y del conjunto de la sociedad. Es función de los gobiernos y de las administraciones públicas la decisión de tomar todas las medidas socio-sanitarias y educativas que hagan posible una vuelta a los colegios de la manera más pronta y segura.

 

 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 

ANTE LA VUELTA AL COLE: 

1.- La vuelta al cole es hoy uno de los principales problemas socio-sanitarios a los que nos enfrentamos el conjunto de la sociedad. No se trata de un tema de fácil resolución y por lo tanto, la búsqueda de soluciones no debería haberse dejado a la improvisación. Para colmo, están aumentado los contagios por SARS-CoV 2 en toda España y muy especialmente en la Comunidad de Madrid.

2.- Las consecuencias de mantener los centros de enseñanza cerrados durante meses ha tenido, y tendrá, consecuencias muy graves para toda la comunidad educativa, empezando por el alumnado y continuando por las madres, padres y enseñantes. Por eso la mejor opción siempre ha sido que los centros educativos se abrieran y las clases empezaran en septiembre de manera presencial o combinando con otros métodos que ya se han puesto en práctica en otros países de la Unión Europea.

3.- Sin embargo las cosas no se han hecho bien. Estamos a finales de agosto y nos hemos encontrado con un panorama desalentador: aumento de la epidemia de corona-virus que ha vuelto a poner el foco en la Comunidad de Madrid, a lo que se ha sumado la falta de planes por parte del Gobierno de Isabel Diaz Ayuso.

4.- Ante una situación como la que venimos viviendo desde inicios de marzo de este año, el Gobierno del PP y Cs tenía que haber lanzado y consensuado con todos los agentes sociales, un plan de refuerzo e inversión en la Enseñanza: tenían que haber contratado miles de profesionales de la educación para poder desdoblar las aulas y hacer módulos más pequeños, tenían que haber contratado también personal de limpieza, administrativo o socio-sanitario. Pero no se ha hecho. El gobierno del PP y Cs ha preferido “pasar la bola” al gobierno central o al resto de la comunidad educativa sin asumir sus responsabilidades.

5.- Esto que está sucediendo en la Enseñanza, también está ocurriendo en la sanidad. Desgraciadamente tenemos un gobierno que solo se acuerda de impulsar “el negocio” (como el nuevo hospital de Valdebebas, las privatizaciones de la limpieza o de servicios del Niño Jesús), pero que tiene abandonados los centros de salud y sigue sin contratar el personal suficiente para abordar los graves problemas que tenemos el conjunto de la sociedad sanitaria o educativa. Es evidente que esta situación educativa o sanitaria puede ser catastrófica en el caso de los barrios y poblaciones más pobres. A las graves dificultades económicas que estamos pasando las familias obreras, habrá que agregar otra vez, los problemas de conciliación familiar y los graves trastornos que se producen en la convivencia de las familias o comunidades cuando estas situaciones se alargan en el tiempo.

6.- Ante esta situación hay que buscar soluciones de urgencia. Lo que se tenía que haber planificado no se ha hecho. La gestión global de la crisis sanitaria y educativa por parte del Gobierno de Isabel Diaz Ayuso es nefasta. Por ese motivo los sindicatos de la enseñanza en Madrid (CCOO, UGT, CGT y STEE), han convocado varios días de huelga. El 4 de septiembre en Escuelas Infantiles, el 8 en Colegios de Primaria y centros especiales, el 9 en los institutos y el 10 conjunta de todos. Además, a esta huelga llaman a participar a todos los estamentos (profesorado, madres, padres, alumnado, asociaciones del sector, etc). Las reivindicaciones de la huelga -entre otras- son: aumento de plantillas de todas las categorías, dotación de medios suficientes y recursos para cerrar la brecha digital.

7.- El MATS, apoya la huelga de la enseñanza y se solidariza con las reivindicaciones planteadas por las centrales sindicales del sector, y nos unimos a la exigencia y las demandas que toda la sociedad viene haciendo para que se busquen soluciones prácticas y seguras para una vuelta al cole. No corresponde al MATS ni a los sindicatos decidir cuándo y cómo hay que volver, pero si tenemos el derecho y la obligación de poner sobre la mesa la defensa de los derechos de los colectivos a los que representamos y del conjunto de la sociedad. Es función de los gobiernos y de las administraciones públicas la decisión de tomar todas las medidas socio-sanitarias y educativas que hagan posible una vuelta a los colegios de la manera más pronta y segura.