hospital_elescorialEn el Servicio de Urgencia del Hospital El Escorial se está desarrollando un conflicto: los médicos adjuntos de dicho Servicio están dando su apoyo a la doctora Mora, Jefa de la Sección de Urgencias del Hospital El Escorial, que ha sido cesada verbalmente de su cargo. A pesar de que ella con el resto de profesionales del Servicio consiguió elevar el nivel asistencial del Hospital de El Escorial, muy deteriorado. Y había cumplido el 100% de los objetivos, por lo que había sido felicitada. Comprometida con la calidad de la sanidad pública, ha luchado por mantener un servicio de urgencias de calidad a pesar de lo que pensamos que es un deterioro planificado de un hospital público en favor de los beneficios empresariales de Quirón Salud, empresa que explota el cercano Hospital de Villalba.
La doctora Mora Bastante lleva 15 años en el Hospital de El Escorial, de ellos más de ocho como jefa de sección del servicio de urgencias. Cuando llegó al puesto la situación era caótica, con un servicio completamente desordenado y desprestigiado, una rotación altísima de adjuntos, un nivel de satisfacción muy bajo y malos números asistenciales.
A pesar de ello consiguió formar un equipo que poco a poco mejoró el servicio hasta dar la vuelta a la situación.
Pero recientemente las direcciones de enfermería y médica decidieron cambiar una parte de la urgencia sin ningún tipo de consenso, lo que motivó un escrito de queja firmado por todo el personal del servicio de urgencias excepto la supervisora de urgencias.
A partir de ese momento han sufrido presiones de todo tipo para obligarla a dimitir, retirándola a ella las guardias de jefe de hospital, eliminándolos de la formación de ECO y de otros cursos fundamentales para su trabajo. Se nos ha informado que la situación ha llegado al extremo de reunir a todo el servicio, sin su presencia, en el despacho del gerente, al objeto de coaccionar al personal para que le retirasen su apoyo, aun reconociendo su buena labor en urgencias pero explicándoles que no les interesa continuar apoyándola.
En el mes de abril le fue notificada verbalmente por la dirección que a partir de ese momento sería el jefe de medicina interna quien tomaría las decisiones de todos los ámbitos y que si no estaba de acuerdo lo que tenía que hacer era dimitir.
Tras el respaldo obtenido por sus compañeros a través de diversas movilizaciones de la SEMES consiguieron frenar las medidas adoptadas en cuanto a la toma de decisiones, pero el boicot continuó hasta que decidieron cesarla verbalmente con la excusa de haber encontrado a una persona idónea para el puesto, ya que la jefatura es provisional: se trata de un médico de urgencia de La Paz nombrado a dedo ya que la plaza de jefe de sección no ha sido publicada y él va en comisión de servicio.
La situación en el hospital está deteriorándose de nuevo: no se cubren ausencias de médicos adjuntos, los propios médicos del servicio han tenido que cubrirse unos a otros… Y se han cerrado 20 de las 80 camas a pesar de que la población estival en El Escorial aumenta notablemente con lo que el número de pacientes que permanecen en urgencias aumentan. Según fuentes cercanas a la doctora, les deben 156 turnos a día de hoy. La solución de la Dirección ha pasado por disminuir el número de médicos en turno de mañana, a lo que el servicio (incluida la doctora como jefe de sección)  se han negado, pues supone un importante menoscabo de la calidad asistencial y los pacientes se han visto seriamente perjudicados.
Y, mientras, sigue esperando que le notifiquen su cese por escrito.
Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad