Javier Rodríguez, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha anunciado que se abre una auditoría interna para investigar si se han dado más irregularidades
Javier Rodríguez, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid

E.B. / 19-03-2014 • 17:36

Beatriz Gómez Mayor, la máxima responsable administrativa, ha sido destituida de su cargo, por trocear, supuestamente, un contrato del Centro de Especialidades de Pontones. La destitución ha llegado después de que el diario El Mundocontrastase la información y tras el reconocimiento de Gómez de haber cometido “trampas”.
El Centro de Salud de Pontones necesitaba una reforma, pero el presupuesto se cuantificó en 75.221 euros, sin IVA. Esta reforma superaba en 50.000 euros y aquellos presupuestos que se encuentran por encima de esa cantidad, tienen que presentarse a concurso. El presupuesto se solicitó a la empresa Barcenas Rehabilitación. Tal y como recoge el diario El Mundo, desde la consejería señalan que “esas obras no llegaron nunca a realizarse. Las ejecutó la empresa encargada del mantenimiento de la Consejería, Elsamex”. Por lo visto, una vez roto el contrato con Barcenas Rehabilitación, se decidió que fueran otras empresas las que acometieran la obra. La Consejería firma con la empresa más barata la obra y el 25 de agosto emite una factura por 47.251 euros y hasta completar los 75.221 euros iniciales solicita un segundo presupuesto para el Centro de Salud de Espronceda. La empresa que presenta este segundo presupuesto es Gesvisa, que posee la misma sede que Barcenas Rehabilitación. La Consejería dice que estas obras no se han hecho, y que se pagó confactura falsa, ya que la reforma la realizó finalmente su empresa de mantenimiento.
La investigación se basa en el acuerdo de trocear el contrato. Uno de ellos recoge alguno de los trabajos y otro sería ficticio acometido por las empresas de Bárcenas Rehabilitación.
El responsable de la sanidad madrileña ha indicado que se abrirá una investigación interna subrayando que “estamos investigando el resto de contratos que se han hecho por si pudiera haber más deficiencias” Por el momento, señala Javier Rodriguez que no hay ninguna contrato más manipulado, ya que “hasta ahora todo lo que han revisado no han encontrado ninguno más”. El consejero se ha mostrado inflexible señalando que este tipo de actitudes “no se pueden permitir”.
El Boletin