Lanzamiento del informe “Emigrar sin derechos: la exclusión sanitaria como forma de deteriorar la ciudadanía”

09/06/2016.- El estudio que hoy publican los colectivos Marea Granate y Yo Sí Universal contiene un centenar de casos reales de personas emigrantes que han sido excluidas de la sanidad como consecuencia de las reformas legislativas llevadas a cabo durante la anterior legislatura, que acabaron con el carácter universal y público del sistema sanitario español.
El colectivo migrante se está viendo especialmente afectado por estas políticas de recortes en salud y, ante el crecimiento de los flujos migratorios desde el inicio de la crisis, también está aumentando el riesgo de que cada vez más personas se queden fueran del sistema sanitario español. Yo Sí Sanidad Universal y Marea Granate lanzaron en 2015 la campaña de denuncia “Nos Echan de la Salud”. Gracias a los esfuerzos de ambos colectivos, se han recopilado en el Registro Estatal para la Denuncia Sanitaria (R.E.D.E.S) un centenar de casos de exclusión sanitaria e irregularidades, incluidos en este nuevo informe. En él se analiza asimismo la problemática de la pérdida del derecho a la sanidad en el contexto migratorio y legislativo actual.

Facturaciones por atención médica e incumplimiento de la legislación vigente

El informe presenta los casos de exclusión sanitaria agrupados en cinco categorías: facturaciones por atención sanitaria a menores (15); denegación de la Tarjeta Sanitaria Europea (54); desactivaciones de la tarjeta sanitaria española (9); denegación de la asistencia o trabas en la atención sanitaria en España (26); denegación de la atención sanitaria en el exterior (10). En él, se puede encontrar el testimonio de personas anónimas que, como las que vienen a continuación, han explicado su situación en R.E.D.E.S, y han dejado constancia documental de su denuncia:

    •  “Mi hijo, nacido en Australia, también tiene pasaporte español. La primera vez que lo llevé al médico con unos meses y una infección de oídos de caballo, me dijeron que no teníamos cobertura sanitaria por no estar pagando impuestos en España”.
    •  “Fui a urgencias en el hospital La Fe de Valencia con un flemón muy grande y me dijeron que ya no tenía derecho a asistencia sanitaria gratuita por haberme marchado de España hacía más de 3 meses. Me hicieron firmar un papel diciendo que estaba de acuerdo en pagar 119 euros para que me atendieran”.
    • “Soy una chica de 21 años, estudiante. No han querido darme la Tarjeta Sanitaria Europea porque mi madre tiene un contrato temporal”.

Este tipo de situaciones se están produciendo principalmente por dos motivos: 1, por las leyes de exclusión sanitaria, como el RDL16/2012 o la posterior Ley 22/2013, que se tradujeron en la baja automática del sistema sanitario español de numerosas personas que no tenían una vinculación laboral con la seguridad social y condujeron a la pérdida del derecho a la sanidad de quienes pasaran más de 90 días fuera del Estado español; 2, por el incumplimiento de la legislación europea vigente en cuanto a la expedición de la Tarjeta Sanitaria Europea, y la arbitrariedad y falta de coordinación entre administraciones públicas.
La situación es especialmente delicada para quienes han tenido que emigrar fuera de la Unión Europea a países que tienen convenios mínimos, o incluso inexistentes, para garantizar su protección social, con el Estado español.

Unas leyes “parche” que siguen siendo excluyentes

Las Comunidades Autónomas y el propio Gobierno han llevado a cabo numerosas reformas legales tras el RDL16/2102 dirigidas a ampliar el grado de cobertura sanitaria de la población. Sin embargo, estos cambios legislativos no garantizan la vuelta a un sistema universal de salud, sino que mantienen un acceso segregado a la asistencia sanitaria. Mientras siga vigente el actual modelo sanitario, seguiremos teniendo un sistema en vías de privatización, y abiertamente discriminatorio y excluyente.
Por todo ello, exigimos:
– La vuelta a la cobertura sanitaria universal
– La derogación de las leyes de exclusión sanitaria
– La emisión de tarjetas sanitarias, europeas y españolas, en condiciones igualitarias.

Yo Sí Sanidad Universal y Marea Granate recuerdan que la atención sanitaria es un DERECHO UNIVERSAL y que es OBLIGACIÓN de los Estados ocuparse de que sus ciudadanos puedan hacer
efectivo este derecho, el cual, bajo ningún concepto, debe estar sometido a la condición laboral o de residencia de las personas.

INFORME “Emigrar sin derechos: la exclusión sanitaria como forma de deteriorar la ciudadanía”

MAREA GRANATE