Madrid, 18 mar (EFE).-
La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid ha denunciado que el grupo Ibérica de Diagnóstico y Cirugía (IDC) -antiguo Capio- realiza «ingeniería financiera» para sacar de la Fundación Jiménez Díaz unos servicios muy rentables que luego podría subcontratar con empresas propias.
En una nota de prensa remitida hoy a Efe, la Asociación afirma que se trata de «otro paso más» en la privatización del sistema sanitario madrileño y en la «apropiación empresarial de beneficios a costa de los fondos públicos sin tener en cuenta la legalidad».
La Consejería de Sanidad debe intervenir -dice la Asociación- y «garantizar que se respeten los términos del convenio» entre la Unión Temporal de Empresas (UTE) que gestiona la Fundación Jiménez Díaz (FJD) y el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) «paralizando estas maniobras de subcontratación y desmantelamiento» de los servicios de la Fundación.
«Es evidente que se pretende sacar fuera de la FJD-UTE a unos servicios que se considera fundamentales y de alta rentabilidad, dejándolos fuera de la participación creciente prevista para la FJD, para luego subcontratarlos con una empresa del mismo grupo IDC, es decir pura ingeniería financiera», dice la nota.
La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública explica el proceso en el marco del cual el Gobierno del PP de Madrid estableció una «relación asociativa» entre la FJD y la empresa IBDYCSA -del grupo IDC- creando una UTE para el funcionamiento de la entidad sanitaria.
En virtud de dicha relación, la Fundación deja de ser una entidad sin ánimo de lucro y su participación se reparte en un 5% para la FJD y un 95% para IBDYCSA los primeros 21 años, hasta 2023, fecha a partir de la cual irá aumentando progresivamente la participación de la FJD hasta alcanzar el 50% en 2032.
La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública añade que la Comunidad de Madrid ha mejorado «sustancialmente» la dotación económica de la FJD-UTE con 94 millones de euros adicionales a los 211 millones de euros presupuestados en el acuerdo y le ha cedido además la atención sanitaria de un área y la utilización de los centros de especialidades de Quintana y Pontones.
Según la nota de la Asociación, recientemente se ha producido una subcontratación de las actividades del área de Oncología de la FJD en la empresa IDCsalud Instituto Oncológico, una sociedad del grupo IDC, a la que se está también derivando al personal que realizaba estas funciones en la FJD-UTE.
Los denunciantes consideran que por medio de estos procedimientos «se vacía de contenido la FJD, y previsiblemente se hará lo mismo con otros servicios y/o unidades que se considere rentables, y la FJD quedará sólo como el ‘envoltorio’ de las actividades y los beneficios del grupo IDC».
La Vanguardia