Los sanitarios del Gregorio Marañón aseguran que las 11 plazas de la unidad no permiten atender todas las operaciones programadas

La renuncia del responsable llega por la situación de «operaciones canceladas» y lista de espera, según describen los médicos

Sanidad amplió una zona de cuidados intermedios para aliviar el embudo pero esta situación no ha servido de acuerdo con los profesionales

La falta de camas en la UCI pediátrica del hospital Gregorio Marañón de Madrid ha terminado en la dimisión del jefe de la unidad. El doctor Ángel Carrillo ha abandonado su puesto como protesta, según ha avanzado El Mundo.

La situación en este gran centro calificado de primer nivel viene arrastrándose desde hace tiempo, según han denunciado los propios facultativos. El servicio de Cuidados Intensivos Pediátricos ha descrito que las 11 camas de la UCI no dan abasto para el programa quirúrgico del hospital lo que se traduce en lista de espera y operaciones que se cancelan.

De acuerdo con las quejas de los médicos, la dirección del centro ha admitido la situación al mismo tiempo que ha repetido que no está previsto en los presupuestos de la Consejería de Sanidad una partida específica para abordar el problema. El Gobierno regional de Cristina Cifuentes ha restado importancia a la dimisión porque el director «estaba a punto de jubilarse».

Fuente: El Dario