El Dr. José Luis Vilanova Vázquez ha atendido a iSanidad, Lo mejor de la sanidad con motivo del reciente positivo veredicto del Tribunal Superior de Justicia Madrileño (TSJM) contra su cese como Jefe de Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Puerta de Hierro. Ha comentado la dirección del actual sistema sanitario, así como los elementos que intervienen en su evolución.
¿Qué cree que pueden aportar al Sistema Nacional de Salud los profesionales con mucha experiencia clínica y profesional, aunque estén jubilados?
Hay muchos ámbitos en los que se puede participar. Los médicos antes eran considerados válidos hasta los 70 años porque, ante la jubilación, se solicitaba una prórroga que normalmente era tácita. Ahora la prórroga es más complicada y en cierta medida se encuentra bajo el arbitrio de las direcciones y de la gerencia.
No cabe duda de que la experiencia en la medicina está basada en la evidencia, y el hecho de llegar al límite de los 65 años no quiere decir que el médico no tenga nada que aportar, sino todo lo contrario. Gran parte de los diagnósticos y terapéuticas se basan en el conocimiento y en los resultados de la experiencia, y en ocasiones los médicos jóvenes se dejan influir por las últimas técnicas, y se basan en el conocimiento. No obstante, hay unas secuelas que limitan que desconocen, y los que llevamos más años en medicina conocemos esos límites. Resulta interesante poder enseñárselo a los que vienen por detrás y poder trabajar con ellos.
¿Hacia donde evoluciona el Sistema Nacional de Salud con los aspectos económicos, la intromisión política, y los aspectos legales y éticos que interfieren?
El reciente éxito en la paralización de los intentos de externalización y privatización ha sido algo muy importante. El Sistema Nacional de Salud que tenemos es muy bueno, y cambiar el rumbo había sido un desastre. Hay grandes profesionales, técnicas muy buenas y medios. El camino es muy bueno y pese a que en este momento se estén instaurando recortes, sigue siendo el sistema idóneo de salud.
Durante mi etapa como Jefe de Servicio actuaba en consideración con lo que creía que era mejor para el paciente, como el tipo de prótesis que utilizar en función del tipo de patología del paciente, sin problema alguno. Hoy en día los recortes económicos limitan este tipo de elecciones.
Antes el Jefe de Servicio era la persona de mayor conocimiento médico, en el caso de la cirugía era el que mejor operaba, daba ejemplo al servicio, la comunidad y la profesión. Hoy en día el Jefe de Servicio es un capataz. Lo que importa son los números. Desde la Dirección Médica se toman las decisiones de los servicios, que cargan contra el Jefe de Servicio, y éste contra su personal. Tienen que cuadrar los números, las consultas, listas de espera y los gastos, convirtiéndose en un auténtico gestor.
Uno de los problemas que les surge a los profesionales, son las reclamaciones por parte de pacientes. ¿Están pidiendo los médicos más pruebas diagnósticas para salvaguardarse ante posibles reclamaciones?
Así es. Se trata de un problema que encarece muchísimo el sistema sanitario, porque ante el miedo de que llegue una reclamación, como se suele decir, uno se cubre las espaldas.
Hay muchos casos médicos claros y sencillos que tienen un porcentaje muy bajo de que pueda ocurrir algo. Ante estas situaciones, el médico se cubre las espaldas y pide exploraciones que muchas veces son excesivas y encarecen el sistema sanitario.
En ocasiones, es el propio paciente “influenciado por grupos legales” el que encarece este sistema, que además está sensibilizado mediáticamente. Los medios de comunicación enarbolan mucho la bandera de la reclamación, y esta demagogia a través de noticias que llegan mas a la población, son las que sensibilizan al paciente ante reclamaciones.
La reciente resolución del TSJM ha supuesto su reconocimiento profesional y ha restablecido sus derechos…
La sentencia del TSJM reestablece por lo menos mi dignidad. De estar en activo me reestablecería además como Jefe de Servicio. Cuando a uno le cesan de esa manera tan fulminante y sin saber por qué, la verdad que sienta muy mal. Nadie te da ninguna explicacion, ni motivo. Simplemente la decisión de un gerente que ni conocía y que llevaba 3 meses en el hospital, incluido el de vacaciones. Yo llevaba en el hospital 40 años, y no hubo ni si quiera una evaluación previa ni comentario sobre la marcha del servicio, volumen de trabajo, número de consultas, o la lista de espera.
..Débora Rey
Fuente: iSanidad