J. Ruiz-Tagle / Madrid

Las subastas de Andalucía, la asistencia universal y los copagos farmacéuticos aún están esperando de dictamen

T_constitucionalEn pleno desierto legislativo, al que no se le divisa un horizonte claro, existe un oasis que tiene mucho trabajo por delante. Durante la pasada legislatura se vivieron un sinfín de batallas judiciales entre el Gobierno central y las comunidades autónomas que desembocaron en el Tribunal Constitucional. El órgano judicial ya dirimió la contienda por el euro por receta que lidiaron la Comunidad de Madrid y Cataluña, pero las subastas de medicamentos de Andalucía, la asistencia universal valenciana y el copago instaurado por el Real Decreto-ley 16/2012 aún están pendientes de resolución.

Estas tres resoluciones podrían no tener el mismo resultado hoy que dentro de un mes. Las presuntas invasiones de competencias o incompatibilidades con una norma de rango superior podrían desaparecer si el gobierno cambia de signo y las leyes actuales sufren modificaciones. Un ejemplo claro son las subastas y la ley de Asistencia Universal de la Comunidad Valenciana. Ante un posible escenario dirigido por el PSOE, con la muleta de Podemos y el PNV, es probable que las subastas de medicamentos tengan encaje legal, al igual que la universalidad en la asistencia sanitaria, contienda que libró sin éxito el partido liderado por Pedro Sánchez durante la pasada legislatura.
No sería la primera vez que esto ocurre en matera sanitaria. Recientemente, el Tribunal Constitucional resolvió un recurso presentado por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero contra el catálogo priorizado de producto farmacéuticos de Galicia (comúnmente conocido como ‘cataloguiño’). En la sentencia, a favor de la norma, el órgano judicial aseguraba que en el momento de la interposición del recurso la norma no habría pasado el filtro pero que, en 2015, ya tenía encaje legal. Esta es precisamente el mismo camino que podrían correr las normas actualmente en debate en el seno del Constitucional.
Esta posibilidad es compartida por algunos abogados expertos en materia farmacéutica. Hector Jausàs asegura que el método de legislar en diferido ha sido usada en varias ocasiones. «Ya sabemos que, en función del partido político que pueda formar gobierno, de alguna forma se van a legitimar competencias autonómicas», aseguraba a EG.
En cuanto al copago de medicamentos, una formación de partidos de izquierda dejaría al TC sin base sobre la que discutir. El PSOE quiere derogar el Real Decreto-ley 16/2012 para volver a la situación del 9/2011 y Podemos quiere eliminar cualquier tipo de contribución ciudadana y asegurar una financiación al cien por cien de los medicamentos, tal y como ha reforzado en la Ley 25 que ha presentado ya en el Congreso.
Posibles cambios legislativos
Las subastas de medicamentos de Andalucía podrían implantarse a nivel nacional si se atiende al programa del PSOE y el aval que Podemos le da a la norma en su práctica totalidad. Si se consumase, el Tribunal Constitucional las avalaría como ocurrió con el ‘cataloguiño’.
La ley de Universalidad de la Comunidad Valenciana estaría en una situación similar a la anterior. El PSOE ha criticado durante la pasada legislatura los cambios introducidos por el Partido Popular con el Real Decreto Ley 16/2012 y ha asegurado que lo derogará si gobierna.
El copago de medicamentos que implantó el Partido Popular también podría ser historia. El PSOE quiere volver a su modelo anterior (donde los pensionistas no pagaban pero sí los parados) y Podemos ya ha presentado en el Congreso una ley para derogarlo.