desigualdadelrotoEl gobierno viene insistiendo en que ha empezado la recuperación. La base de esta campaña, que se prevé machacona, es el aumento de un 0,4€ del Producto Interior Bruto (PIB) en el primer trimestre del año. Traemos aquí dos casos que pueden aclarar algo sobre si hemos entrado en recuperación o no.
BANKIA SE RECUPERA: ELLOS SE RECUPERAN 
Bankia ha ganado 250 millones de € en el primer trimestre de 2014 (17,4% más que el mismo periodo del año anterior). A ese ritmo podría llegar a ganar 1100 millones de € en el año. A ello se añade que ha reducido la tasa de morosidad del 14,65% en diciembre de  2013 al 14,31% en marzo y espera disminuir en 2014 2000 millones de €.
Para llegar aquí cerró el 38% de oficinas (ahora tiene 2009) y se desprendió de 6000 empleados (ahora la plantilla es de 15981 trabajadores). También rebajó lo que paga por los depósitos: del 1,57 en  el 4ºTrimestre 2013 al 1,3% en la actualidad. Y recibió dinero público por valor de 22.424 millones de €.
Es decir, Bankia sale de la crisis a costa del dinero público (de los que pagamos impuestos), de los trabajadores y de los clientes. Para conocer mejor esta historia de perdedores y ganadores faltan dos datos muy importantes. En relación a los perdedores: ¿cuántas familias con hipotecas fueron desahuciadas y puestas en la calle? Seguramente este dato no lo conoceremos nunca. En  relación a los ganadores, ¿cuánto pagará algún grupo financiero por adquirir este banco, una vez que consideren que está saneado? O dicho de otro modo: ¿quiénes serán los beneficiarios de este inmenso sacrificio social y cuál será dicho beneficio? Y esto, o al menos algo de ello, es muy posible que lo sepamos pronto.
El EMPLEO NO SE RECUPERA: NOSOTROS NO NOS RECUPERAMOS
La Encuesta de Población Activa (EPA) ha señalado que en el primer trimestre de este año se han destruido 184.600 puestos de trabajo, quedando ocupados 16.950.000 trabajadores, la cifra más baja desde 2002. Los parados y paradas son 5.933.300, el 25,9%, y la población activa (personas en edad de trabajar y con disposición a hacerlo) ha bajado en 424.500 personas. Es decir, si esas 424.500 personas que se han ido del país o ya no buscan empleo estuvieran buscándolo, el número de parados sería casi medio millón más.
El resultado de todo esto es que desde que comenzó la crisis se han destruido 3.600.000 empleos y, como se ve, se siguen destruyendo. Además la precarización aumenta: en el último año se han destruido 210.000 empleos indefinidos y se han creado 152.000 temporales. Los de jornada completa han caído en 135.200 y los de tiempo parcial suben en 55.700. No es casual que se haya sabido que el 60% de las horas extraordinarias realizadas no se han cobrado.
La repercusión de esta situación en los hogares es que hay 1.950.000 que no tienen ningún miembro empleado y de ellos 736.900 no perciben ningún ingreso.
¿Hay recuperación? Sí, de los que generaron la crisis y no la han pagado. No la hay, en cambio, para la mayoría de la sociedad, que sigue empobreciéndose. Así, al tiempo que el gobierno trata de engañarnos (no existe ninguna recuperación para la mayoría de la gente), pone al descubierto algo muy importante: que es el gobierno de y para las finanzas.
G. Winstanley