La conexión política es innegable. Exaltos cargos del PP y gerentes colocados por la administración madrileña son protagonistas en esta trama de corrupción que ya cuenta con varios capítulos:  30 millones de euros en La Pazmás de 22 en el Clínico San Carlos, 16 en el Severo Ochoa, 14 en el Ramón y Cajal3 millones en el Niño Jesús y cientos de miles de euros en el Carlos III.
El Hospital Severo Ochoa, también implicado en el escándalo de la sanidad pública madrileña