El Gobierno de Cantabria ha decidido asumir directamente el control y vigilancia del contrato publico privado firmado con Ferrovial-Siec para el Hospital Valdecilla. Y para ello rompe con la empresa Hill-Antares a la que se había encargado esa ‘vigilancia’, un contrato de asistencia técnica firmado por el Gobierno del PP con una duración de dos años y con un coste de 649.830 euros. Con esta decisión el nuevo Gobierno PSOE-PRC rompe con una de las “hipotecas” de su predecesor y se ahorra un gasto que considera puede ser realizado perfectamente por personal del Servicios Cántabro de Salud. De hecho será una comisión integrada por personal del SCS y del propio Valdecilla la que se encargue de realizar ese control de la calidad del contrato con Ferrovial-Siec.
La decisión la ha tomado este mismo miércoles el Consejo de Gobierno convencido de que de esta forma se obtiene una mayor “eficacia y eficiencia”. El ahorro será de unos 400.000 euros ya que la empresa Hill-Antares lleva trabajando desde febrero y esos meses le serán abonados.
El Gobierno de Cantabria sigue pues con su plan de vigilar bien de cerca la gestión de Ferrovial-SIEC en Valdecilla. Primero fue la auditoría que el Gobierno bipartito (PRC-PSOE) encargó sobre las obras realizadas para levantar el edificio de las Tres. Después, encargó a la Universidad de Cantabria un estudio para medir el impacto del coste que tiene para el presupuesto de la región el contrato público privado que puso en marcha el Partido Popular en la anterior legislatura por un montante total de 758 millones de euros. Ahora con la rescisión del contrato a Hill-Antares, la lupa de la Consejería se colocará sobre la gestión de los doce servicios no clínicos asumidos por Ferrovial-SIEC, que representan un montante de 624 millones en los 20 años de vigencia del convenio (32,1 millones anuales).
No se queda ahí, el Gobierno ha señalado que la explotación de zonas y servicios de Valdecilla aptos para el desarrollo de actividades de carácter comercial, como locales de hostelería, aparcamiento de Valdecilla Sur y explotación de servicios multimedia, también serán objeto de asesoramiento, seguimiento, supervisión y control.

Plaza norte del hospital Valdecilla.
Las tareas de la asistencia técnica

La asistencia técnica ahora rescindida, se centra en prestaciones relacionadas con la dotación del mobiliario y equipamiento de servicios asistenciales y no asistenciale
s, las infraestructuras construidas por el contratista y el mobiliario fijo de obra. El asesoramiento a la oficina técnica abarca también el mantenimiento, conservación y reposición de las infraestructuras, del mobiliario, del equipamiento y electro-médico vinculados a la obra construida. La asistencia técnica incluía también el asesoramiento en la prestación de los servicios no clínicos del hospital, entre los que figuran la limpieza, seguridad y vigilancia, gestión de residuos, mantenimiento general, mantenimiento electro-médico, conservación de viales y jardinería, restauración, gestión energética, central de abastecimiento de aguas, gestión de almacenes y archivo, servicio de impresión y reprografía, e informática.
Todas estas tareas son funciones que tienen asignadas lo responsables y mandos intermedios de cada uno de los servicios del Hospital Valdecilla por lo que, según ha argumentado el Gobierno de Cantabria, «no tenía ningún sentido pagar por un asesoramiento de este tipo, con un coste tan importante y por un período tan largo en el tiempo»
El diario montañés