Durante la mañana del domingo 8 de abril, la UCI de Coronarias del Hospital 12 de Octubre ha tenido que ser desalojada: enfermos y material han sido trasladados al comenzar a caer sobre ellos una lluvia de agua sin que se hayan producido daños en las personas que allí estaban ingresadas.
Una vez más  se demuestra que a la sanidad pública madrileña le falta personal (en este caso de mantenimiento) e inversión pública.