El beneficiado es el mismo grupo que se ha enriquecido con prórrogas sin sentido aparente en La Paz y el Carlos III

El PLURAL
Un auténtico quebradero de cabeza público y privado. El Hospital Clínico San Carlos y la empresa Asime S.A., perteneciente al Grupo Empresarial Electromédico (GEE) -en el que también se incluyen Mendelec, Iberman e ITH Maroc-, mantienen una relación fluida desde 2008. En aquel año, GEE se hizo con los servicios del mantenimiento del material electromédico del centro público por valor de 2,8 millones de euros.
Suma considerable para un grupo empresarial muy bien posicionado dentro del sistema sanitario madrileño. Tal y como ha adelantado esta semana ElPlural.com, GEE se enriqueció a costa de prórrogas sin sentido aparente y fuera de la ley provenientes del Hospital Universitario La Paz y el Carlos III, ambos regidos por José Pérez Santamarina-Feijóo, médico personal de Mariano Rajoy y exsecretario general del ministerio de Sanidad durante la etapa de Ana Pastor al frente de la cartera.
Pero este conglomerado de empresas tiene tras de sí más capítulos de adjudicaciones continuadas en el tiempo y sumas nada desdeñables a costa de múltiples prórrogas que parecen no perecer en el tiempo. En el caso del Hospital Clínico San Carlos, cuyo Gerente es José Soto Bonel desde 2001, el hospital firmó un contrato en 2008, con un año de duración y un año de prórroga excepcional.
Como adelantó en su momento El Boletín, vencido el plazo, y con más de 100 prórrogas y 22 millones de euros adjudicados por el camino, en 2015 (cinco años más tarde del límite legal firmado en el contrato inicial) se procedió a la nueva licitación pública que la empresa Higea conseguía ganar por delante de la mencionada Asime.
Pero, un año después, se descubrió que el hospital había redactado mal el expediente. Debido al error, se solicitó a la consejería de Sanidad que tumbara el contrato ya adjudicado. Esta petición fue escuchada en 2017, cuando el consejero de Sanidad desestimó el contrato de los aparatos de electromedicina concedido dos años antes. Por supuesto, durante este tiempo, las prórrogas siguieron sucediéndose sin que nadie remediara la situación que persigue al Clínico desde 2008.
ElPlural.com ha podido saber que, pese a que la situación se hizo pública, la ilegalidad se denunció y fueron muchos los que pidieron la dimisión de José Soto Bonel, gerente del centro, Asime y el Grupo Empresarial Electromédico siguen siendo agraciados por una excepción que se ha convertido en regla.
El 12 de marzo de 2018, después del temporal por el que ya había pasado el Hospital Clínico San Carlos, la licitación volvió a ser ganada por Asime a razón de 1.680.000 euros por un año de servicio. Ahora, cumplido el plazo, vuelven las prórrogas de un servicio que ha monopolizado el GEE. El hospital ha reconocido esta información a ElPlural.com: «Se convocó un concurso público con una vigencia de doce meses que contemplaba una prórroga por otros doce meses. Una vez cumplido el plazo inicial de doce meses se ejecuta la prórroga contemplada en el concurso público, situación en la que nos encontramos en la actualidad. Por lo tanto es una situación conforme a la legalidad vigente», explican, sin hacer alusión a la reiteración en la praxis ni la excepcionalidad que se le presupone a esta forma de proceder.
La Paz gasta millones de euros en material médico sin un concurso público desde hace 10 años

No solo 30 millones en La Paz: el médico de Rajoy también concedió escandalosas prórrogas en el hospital Carlos III