cabecera_MATS
Desde el 4 de agosto se realizan obras en la Unidad de Cuidados Intensivos I mientras permanecen ingresados hasta 11 pacientes.
Desde esta fecha la unidad se ha dividido en 2 zonas, sólo unos plásticos separan las camas de los enfermos ingresados de la zona donde se realizan las siguientes obras: reparación de muros, cambio de suelo, reparación y cambio de escayolas del techo, colocación de persianas, pintura paredes…
En esta Unidad ingresan los enfermos más críticos o con alto riesgo de presentar complicaciones que necesitan monitorización constante de signos vitales, vigilancia y tratamiento especializado para su recuperación.
Las atenciones  que requieren estos pacientes impiden la presencia permanente de sus familiares, por lo que el Hospital tiene establecidos horarios restringidos de visitas y número limitado de visitantes, que tienen que seguir un protocolo para evitar  introducir contaminantes externos que pongan en riesgo la salud de los enfermos. Esto se contradice con las continuas entradas y salidas en esta Unidad de los operarios que realizan la obra, vestidos con su uniforme de trabajo y portando materiales y herramientas.
Las condiciones ambientales inadecuadas de esta Unidad (ruido, polvo y  contaminantes de pegamentos y pinturas) pueden suponer un grave riesgo para la delicada salud de los pacientes ingresados.
Esta situación se produce mientras permanecen cerradas más de 400 camas en este Hospital (4 de ellas en la Unidad de Críticos II). 
Esto es una muestra más del progresivo deterioro de la calidad asistencial en la Sanidad Pública.
Madrid, 14 de Agosto de 2014