En el Hospital Clínico San Carlos la rotura de una tubería ha vuelto a producir una  inundación el 4 de agosto sobre las 3:30 horas, en la cuarta planta del ala sur. El agua ha anegado pasillos y habitaciones con pacientes ingresados. Según cuentan los familiares de estos, en unos segundos las habitaciones se convirtieron en balsas donde flotaban las zapatillas de los enfermos.

En quince días es la segunda inundación que se produce en el Hospital debido a la rotura de una tubería y sin que todavía se hayan reparado los desperfectos causados por la  primera inundación (ocurrida el pasado 20 de Julio).  Todavía continúan las reparaciones del control-C de la planta  2ª sur,  que se  va a utilizar durante el verano como  Unidad de Corta Estancia, con una capacidad de 50 camas. La finalidad de esta Unidad va a ser evitar que los pacientes tengan que permanecer en Urgencias durante dias, esperando que se les asigne una cama para ingresar en planta; esto sucede porque se han cerrado 400 camas (el 41% de las camas instaladas).

Estas averías se están produciendo porque no se lleva a cabo el mantenimiento necesario de las instalaciones del hospital, por falta de personal. Este problema se lleva arrastrando desde el año 2013, que se redujo a la mitad el personal de mantenimiento, además hay que añadir que en muchas ocasiones a estos trabajadores no se les facilitan los materiales necesarios para realizar obras y reparaciones que se terminan adjudicando a empresas privadas.

Esta es la calidad asistencial que el Hospital Clínico ofrece a sus pacientes.