La caída del gobierno de Mariano Rajoy abre una nueva etapa política. Dependerá de lo que haga Pedro Sánchez y su gobierno que esa etapa sea beneficiosa o no para las clases trabajadoras y populares de este país. Esto, a día de hoy, es solo una aspiración y un deseo.
El MATS celebra la salida del Partido Popular del gobierno central y, muy particularmente, la de su presidente Mariano Rajoy.  Este personaje y este partido han representado -y representan aún- no solo la corrupción política sino también la austeridad, el recorte de nuestros derechos y el desmantelamiento de los servicios públicos además de una agudización sin precedentes del llamado conflicto catalán.
Las políticas del PP han llevado a las calles a millones de mujeres reclamando sus derechos, a los pensionistas y a otros colectivos sociales. Mientras el PP aplicaba sus políticas antisociales, millones de mujeres y hombres, se han ido movilizando a través de mareas, huelgas, la celebración del 8M o las acciones de los pensionistas. La crisis política actual también es fruto de esta situación.
Llega el turno de Pedro Sánchez como presidente de un gobierno del PSOE con minoría parlamentaria. Todas las informaciones apuntan a que el nuevo gobierno  no será de transición sino que piensa articular medidas políticas y sociales. Si fuera así, desde nuestro punto de vista, Pedro Sánchez y sus aliados deberían imprimir un cambio de rumbo, un giro político y social en favor de las clases y sectores sociales que más hemos sufrido estos últimos ocho años.
El dilema actual es qué quiere ser Pedro Sánchez: el sujeto de un cambio profundo o el continuador de las políticas actuales (que, no olvidemos, fueron iniciadas por el también socialista Jose Luis Rodríguez Zapatero). Si la apuesta es por la primera opción, el nuevo gobierno tendría una hoja de ruta clara donde podría manejar los tiempos que este país necesita para iniciar un auténtico cambio.
Sin embargo no todo depende del próximo gobierno que presidirá Pedro Sánchez. También es importante que se mantengan las movilizaciones en las calles y en los centros de trabajo. Si confiamos absolutamente en la acción de un gobierno y unas instituciones, el protagonismo se trasladará a los sectores más hostiles a la izquierda: las patronales, el IBEX 35 o los sectores más reaccionarios y conservadores como Ciudadanos y el PP.
En pocos días lo sabremos, cuando después de las palabras vengan los actos de gobierno. Pedro Sánchez tiene una oportunidad muy clara apoyándose en una mayoría parlamentaria que ya ha pedido -en esta misma legislatura- varias medidas políticas y sociales. Nuestra propuesta es clara: hay que atender la situación de emergencia social y recuperación  democrática. Para ello es imprescindible:
1.- Apoyo total para conseguir la igualdad de las mujeres y acabar con la violencia machista.
2.- Defender la pensiones y tomar medidas fiscales gravando a las grandes fortunas y a las clases con más poder económico.
3.- Derogar las reformas laborales que han traído mas desempleo y precariedad.
4.- Recuperar el empleo en la administración pública implantando de manera inmediata la jornada laboral de 35 horas. Derogación del “acuerdazo”que pone en peligro la estabilidad de 700.000 empleos en las administraciones.
5.- Incremento del Salario Mínimo Interprofesional.
6.- Iniciar un diálogo político para desbloquear la cuestión catalana.
7.- Derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como “Ley Mordaza”, y acabar con el retroceso en libertades democráticas que estamos sufriendo en este país.
Estas u otras medidas son las que más necesitamos. Su puesta en marcha supondría no solo una mejora en las condiciones de vida de la población trabajadora, sino un aliento de esperanza para seguir en las calles defendiendo otros derechos como la vivienda, la educación o la sanidad.
MOVIMIENTO ASAMBLEARIO DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DE LA SANIDAD