Las listas de espera para citas, pruebas y cirugías se publican mensualmente. La Comunidad de Madrid dejó de facilitar estos datos en marzo, abril y mayo de 2020 aduciendo la alteración de la atención por el coronavirus. Durante estos tres meses, los hospitales y centros de especialidades suspendieron la gran mayoría de sus citas, pruebas y cirugías. Los médicos de algunas especialidades se dedicaron a otras actividades (por ejemplo, oftalmólogos a cargo de derivación de pacientes en La Paz). Muchas cirugías se suspendieron, y de hecho muchos quirófanos se convirtieron en UVIs improvisadas, por lo que era materialmente imposible llevar a cabo cirugías.

En junio se retomó la publicación mensual de los datos. Según la Comunidad de Madrid, las listas de espera habían disminuido en 317809 personas, un 48%. Todo esto durante un periodo de tres meses (marzo, abril y mayo) del que no hay datos, pero sabemos que las consultas, quirófanos y aparatos diagnósticos habían disminuido su capacidad drásticamente.

Además, las listas de espera no habían disminuido antes de la llegada del covid: aumentaron en diciembre, enero febrero un 1,97% de media. Y siguieron aumentando entre junio y septiembre un 7,27% de media. Hay otros datos preocupantes: el número de pacientes que llevan más de 6 meses de espera para una cirugía pasó de 164 a 2402, multiplicándose por 14 (un 1.464%).

No hay ningún plan que haya mejorado las listas de espera en estos meses: la prueba de ello es que, a pesar de la misteriosa desaparición de 317.000 personas, las listas de espera han seguido aumentando sin pausa entre junio y septiembre.

Desde el MATS exigimos al gobierno de la Comunidad de Madrid que aclare este enorme descuadre en los datos, y solicitamos a los grupos políticos de la Asamblea de Madrid que presionen para esclarecer los hechos y depurar responsabilidades. Detrás de estos datos hay cientos de miles de personas que requieren tratamiento, y que pueden tener enfermedades sin detectar, por ejemplo tumores cancerígenos.