El próximo domingo, 10 de abril, a las 13 horas tendrá lugar una concentración en la Plaza Cervantes convocada por la Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos del Corredor del Henares. La razón es evitar que continúe la política de recortes y privatizaciones de Servicios Públicos con su consiguiente cadena de reducción de prestaciones y empleos, aumento de beneficios privados y corrupción. Esta concentración será también un rechazo al despido (no renovación) del “contrato” de 2 compañeros del Hospital por denunciar a la Consejería de Sanidad por prevaricación y malversación de dinero público.
Llevamos años padeciendo el sufrimiento social que causa la reducción de prestaciones públicas: sean en salud, enseñanza, dependencia, pensiones, vivienda o transportes y conociendo que grandes cantidades de dinero público termina en manos privadas. Nuestro Hospital lleva años sufriendo este proceso: reducción de unas 150 camas, de más de 100 puestos de trabajo, privatización de servicios (historias clínicas, almacenes, gestión de la esterilización y mantenimiento), multitud de obras innecesarias hechas, en su mayoría, sin concurso por Rinser-Tecomedic, …
Precisamente la resistencia del personal de mantenimiento a este proceso, ha costado ente otras cosas la no renovación de 2 trabajadores de este servicio. La denuncia contra la Consejería de Sanidad por “prevaricación y malversación de fondos” puesta por 18 trabajadores de este Servicio, se produjo tras múltiples escritos a la Gerencia del Hospital sobreirregularidades en la actuación de la empresa adjudicataria FERROSER-FERROVIAL, sin que esta solucionase los problemas.
La denuncia se basaba fundamentalmente en dos aspectos. En el despilfarro que supone contratar los servicios de una empresa para un supuesto plan de eficiencia energética y privatización del mantenimiento por valor de 43,9 millones de €, en vez de hacerlo con personal propio, con el que no existe ningún problema, con mucho menos dinero. Y en la grave anomalía consistente en que FERROSER se adjudicase partes de trabajo hechos por personal del centro.
La reacción de la Consejería no ha sido investigar los hechos sino no renovar el contrato de 2 eventuales, que había entre los 18 denunciantes.
La lucha por la readmisión de 2 despedidos que se han enfrentado a la privatización de un servicio hospitalario y a una posible corrupción, no es un acto de simple solidaridad, sino de defensa social. Dejar que sin ayuda a las personas represaliadas por luchar contra la privatización y la corrupción, es dejar que estas medidas se extiendan.
Si las privatizaciones no han llegado más lejos en Sanidad ha sido gracias a movilización unidad de profesionales y usuarios. Hoy cuando el gobierno de Cristina Cifuentes y del Partido Popular, obtenido y mantenido gracias al apoyo de Ciudadanos, sigue privatizando, no podemos dejar solos a quienes se le oponen, sino que debemos volver a unirnos y retomar la lucha en defensa de la sanidad pública y contra la malversación de fondos públicos.

MATS – SITHPA3