El año 2012 fue un año duro de recortes. En cambio, lo que sí se aumentó fue la jornada laboral. En la sanidad madrileña, por ejemplo, se pasó de las 35 horas semanales a las 37,5 horas. A priori, la crisis ya habría pasado pero los efectos siguen coleando. Algo que quieren denunciar los profesionales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).
El Boletín      Marco Gonzalez
Para ello el sindicato MATS y la Asociación Madrileña de Enfermería (AME) escenificarán este jueves una protesta en forma de encierro para recuperar la jornada de 35 horas en sanidad. Se llevará a cabo, según lo anunciado esta semana, en el hall del Hospital Ramón y Cajal de 10:00 a 18:00 horas. 
“Hartos de oír que la crisis ha terminado, seguimos trabajando 16 días más y las plantillas siguen escasas”, reprochan ambas organizaciones. Según los cálculos que han realizado, la vuelta a las 35 horas supondría un aumento de la plantilla de 5.200 trabajadores.
Una acción que, como apuntan, llega “aprovechando el periodo electoral”. La oportunidad no quieren dejarla pasar: “Queremos exigir al gobierno la jornada de 35 horas y el correspondiente aumento de plantilla”.
Por el momento, según adelantan, la invitación ya ha sido recogida por varias formaciones políticas que concurrirán a las elecciones autonómicas. PSOE (José Ángel Gómez Chamorro), Podemos (Isabel Serra), Más Madrid (Mónica García) y Madrid en Pie (Raúl Camargo) serán los nombres propios que acudirán al encierro.
Por último, tanto AME como MATS vinculan la situación actual de la sanidad madrileña con colapsos en sus urgencias y listas de espera al devenir de los últimos años. Un escenario al que protagonizan a otras dos fuerzas políticas: “Son los frutos directos de la política de recortes y privatizaciones desarrolladas por el gobierno del PP con el apoyo de Ciudadanos”.
El mes pasado, a inicios de marzo, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se mostró contrario a la vuelta de la jornada de 35 horas, pese a la reivindicación de los sindicatos. En este sentido, Trabajo se escudó en que no cumplir el objetivo de déficit de 2018 imposibilita la recuperación de esta jornada.
Mientras, la movilización del jueves no se trata de la única que ha salido desde la sanidad madrileña. A finales de noviembre del año pasado, esta vez con el Hospital de La Princesa como protagonista de las protestas, cientos de profesionales salieron a la calle para reivindicar la vuelta a las 35 horas.
De hecho, según recordó en este momento el sindicato MATS, la petición con una resolución de la Asamblea de Madrid impulsada en septiembre por Podemos donde se instaba a la recuperación de la jornada laboral de 35 horas.
“Sin embargo su aplicación no será efectiva a no ser que el Gobierno del PP elabore una ley al respecto”, lamentaban desde el sindicato. Y todavía no ha llegado ese día.