Protesta de celadores en el nuevo hospital vigués

Protesta de celadores en el nuevo hospital vigués

Los celadores del área sanitaria de Vigo han empezado este lunes un encierro en el nuevo y polémico hospital de Vigo. El personal denuncia que una empresa privada ha comenzado a asumir una «parte importante» de las funciones que hasta ahora realizaban ellos en los distintos centros sanitarios de la ciudad. Serían, según han aclarado en un comunicado, todas las labores que tienen que ver con el «transporte interno»: distribución de material, traslado de muestras biológicas, unidades de sangre y hemoderivados, medicaciones o documentación confidencial, como historias clínicas de pacientes. Trabajos que ahora realizan personas que, denuncian, no tiene formación especifica para estas tareas, creando así un vacío de seguridad y privacidad en los pacientes.

Según los celadores, el traslado del Xeral y el Meixoeiro al nuevo hospital Álvaro Cunqueiro (HAC) ha supuesto que se les haya privado de muchas de sus funciones en favor del personal contratado por una ETT, los denominados TIGAS (Transporte Interno y Gestión Auxiliar), que han ido asumiendo su trabajo. Unos 500 celadores del complejo hospitalario vigués habrían sido relegados por una plantilla externa contratada por la empresa concesionaria del HAC.

Tal y como publica Vigoe.es, un comunicado interno del centro, con el sello de la Xunta y de los responsables sanitarios de Vigo, deja claro que las funciones de los celadores quedan reducidas al mínimo, ya que tan solo se encargarían del traslado de pacientes, mientras que el resto sería llevado a cabo por el servicio de transporte.

El colectivo de celadores denuncia que esta «privatización» de su trabajo a través de una ETT se produce 1.500 personas esperan en las listas de contratación y muchas de las que están trabajando hacen labores que no les corresponden por ayudar y ante el escaso trabajo que ahora les ordenan. Como respuesta, ya se están preparando dos denuncias -una por parte sindical y otra por parte de los trabajadores- para intentar detener esta privatización.

En el Parlamento, AGE ha registrado ya varias iniciativas preguntando a la Xunta por las atribuciones de los TIGAS para conocer el número de trabajadores, sus condiciones y los acuerdos con la empresa adjudicataria. También ha registrado una iniciativa para exigir al Gobierno gallego que rectifique la decisión y mantenga las tareas de los celadores y celadoras públicas.

Denuncia a la conselleira

Por otra parte, la Fiscalía de Vigo ha acordado archivar una denuncia presentada por el sindicato médico CESM-Galicia, por todos los problemas derivados de la puesta en marcha del nuevo hospital, e inhibirse en favor de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG), al tratarse de unos hechos de los que se responsabiliza, entre otros, a la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, que es aforada.

CESM Galicia ha interpuesto una denuncia en la Fiscalía por la presunta comisión de un delito de homicidio por imprudencia grave, en relación con el fallecimiento de una paciente inmunodeprimida en el Hospital Álvaro Cunqueiro, y en el organismo de la cual se detectó la presencia del hongo Aspergillus.

El diario.es

Noticias relacionadas: La Voz de Galicia