La Plataforma de Afectados por la Hepatitis C ha iniciado hoy un nuevo encierro en el hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid), después de exigir a la gerencia de este centro que se administre el tratamiento para ocho pacientes que lo tienen prescrito y no haber obtenido una respuesta satisfactoria.

El vicepresidente de la Plataforma, Damián Caballero, ha afirmado a que mantendrán el encierro desde ahora -por la noche se quedarán una decena de personas- y hasta que consigan los fármacos para estos ocho pacientes que lo tienen prescrito, algunos desde el pasado mes de agosto.

«No nos vamos a mover de aquí hasta que salgan a dar la cara»

Este nuevo encierro tiene lugar después de que la gerencia del hospital se negase a atender a los miembros de la PLAFHC que exigían una reunión con el objetivo de encontrar una solución para sus ocho compañeros. «No nos vamos a mover de aquí hasta que salgan a dar la cara», asegura Elsa Tobeño, vicepresidenta de la plataforma.

La gerencia del hospital ha alegado problemas de agenda para justificar su decisión de no reunirse con los enfermos. Tobeño responde que «esto no va de ver cuando le viene bien a ellos, esto va de que no tenemos tiempo».
A las cinco de la tarde, después de llevar varias horas esperando una reunión, se les ha comunicado a los enfermos que debían abandonar la planta porque la zona de gerencia iba a ser cerrada. En ese momento, de forma espontánea, los enfermos han tomado la decisión de asentarse en la planta de administración del Hospital.

«Cada día nuevos ingresos por complicaciones del virus C y «todo se podría evitar con los nuevos antivirales»

Las reivindicaciones de los afectados cuentan con el apoyo de facultativos, como el caso de Víctor García, médico residente de este centro desde hace dos años, que ha destacado que es «una vergüenza que no se dé el tratamiento» a los pacientes que lo necesitan cuando los nuevos antivirales suponen «uno de los mayores avances en medicina de los últimos tiempos». García ha señalado que los médicos ven cada día nuevos ingresos por complicaciones del virus C y «todo se podría evitar con los nuevos antivirales».

La Plataforma ha empezado esta nueva protesta en el Severo Ocho, lugar donde falleció el pasado noviembre María Teresa Casas, paciente para la que la plataforma pidió el tratamiento que tenía prescrito y que murió dos días después de recibirlo, según ha explicado Ángeles Fernández, miembro de la Plataforma.
La Plataforma también ha anunciado que el próximo día 21 es posible que pongan fin al encierro que mantienen desde hace casi tres meses en el hospital 12 de Octubre, coincidiendo con la convocatoria de una «marcha por la dignidad».
«Vamos a seguir haciendo uso de nuestra furia y nuestra fuerza para conseguir aquello que nos pertenece por derecho», ha sentenciado Tobeña.
Público.es