LIMPIADORAS DEL HOSPITAL RAMON Y CAJAL CELEBRANDO LO CONSEGUIDO (16 DE ENERO)

FINALIZADA HUELGA RAMÓN Y CAJAL: SE GARANTIZA MANTENIMIENTO DE LA PLANTILLA Y DEL CONVENIO

El 16 de enero por la tarde, tras cuatro días de huelga, las trabajadoras y trabajadores del Hospital Ramón y Cajal conseguían sus objetivos: garantizar el mantenimiento de la plantilla, sin rebajar el convenio. Incluso han logrado eliminar los contratos precarios de fin de semana. Después de refrendarlo en asambleas, han desconvocado la huelga. Siguen las 299, de las que 27 que tenían jornadas a tiempo parcial, pasan a tener jornada completa.
Al empezar la huelga la plantilla era de 299 personas, de las cuales 27 tenían contratos a tiempo parcial (de unas 20 horas), y, desde que el 1 octubre había entrado CLECE-ACS-Florentino Pérez, se habían ido con indemnizaciones, combinadas en algunos casos con amenazas de traslado, 39 personas. Esta empresa planteaba además modificaciones a la baja en el convenio. Y con la huelga indefinida iniciada el lunes 13 todo esto ha cambiado. Ahora la plantilla se queda como hemos dicho y el convenio se negociará cuando toque.
La huelga se ha desarrollado en unas condiciones difíciles: además de enfrentarse a un empresario poderoso (Florentino Pérez) con fuertes lazos con el gobierno regional, estas trabajadoras eran las únicas, de todos los hospitales donde Clece ha entrado –Clínico, La Princesa, Alcalá, Niño Jesús y Santa Crisitina-, que plantaban cara a esta política. Así desde el primer día les impusieron unos servicios mínimos superiores a la plantilla que la empresa quería dejar en el futuro, e incluso superior a la de los fines de semana, y Clece, la Consejería y la Dirección del Hospital llenaron el hospital de fuerzas antihuelga, unos 29 encargados, y vigilantes jurados traídos de fuera, junto con un refuerzo significativo de los vigilantes del hospital, que no han dejado de acosar a las trabajadoras-
La unidad de la plantilla entre ellas y con la mayoría del Comité de Empresa y una larga experiencia en luchas, junto con el apoyo de usuarios, (llevaban recogidas 5000 firmas) y de las trabajadoras y trabajadores del centro y de otros centros (hay que destacar la visita de los trabajadores de la Lavandería el pasado miércoles) han sido los factores que han permitido esta rotunda victoria.
Las limpiadoras del hospital Ramón y Cajal han marcado un camino.
Javier Cordón, trabajador del hospital Ramón y Cajal