Un virus recorre el mundo: es el SARS CoV 2 y ya ha acabado con la vida de más de 400.000 personas e infectado a 7 millones. Este virus ha dejado semiparalizada la economía mundial, y no hay pistas sobre su posible evolución. Ha sembrado el pánico y ha cambiado nuestras vidas sin que sepamos hasta qué punto ni durante cuánto tiempo.

Este virus no respeta fronteras: afectó a China y Corea, afecta a EEUU, Francia, RU, Alemania, España, Brasil, Méjico, Ecuador, Argentina, Sudáfrica y Australia. Tampoco reconoce jerarquías nacionales: ha mostrado su preferencia por los países más ricos, industrializados y de mayores concentraciones urbanas, poniendo en evidencia a los presidentes más prepotentes e ignorantes, y a los nacionalismos mezquinos.

El SARS CoV 2 ha puesto en cuarentena las políticas neoliberales y ha evidenciado sus dañinos efectos. Ha dejado ver que, cuando la mano oculta de mercado no genera beneficios ni satisface necesidades sociales, el Estado, que normalmente es su sustento, se convierte en su sustituto.

Sin embargo, lo que sí ha respetado este virus, han sido las clases sociales, las diferencias de género, etnia o edad, dejando a las personas más precarias y más pobres atrapadas entre dos fuegos: por sus trabajos, son las más expuestas a la infección y las que suelen tener menor accesibilidad a los sistemas de salud; y por su pobreza, son las que se ven obligadas a salir de sus casas a diario para buscar su sustento.


 
 

Descarga el manifiesto completo en PDF aquí

Un virus recorre el mundo: es el SARS CoV 2 y ya ha acabado con la vida de más de 400.000 personas e infectado a 7 millones. Este virus ha dejado semiparalizada la economía mundial, y no hay pistas sobre su posible evolución. Ha sembrado el pánico y ha cambiado nuestras vidas sin que sepamos hasta qué punto ni durante cuánto tiempo.

Este virus no respeta fronteras: afectó a China y Corea, afecta a EEUU, Francia, RU, Alemania, España, Brasil, Méjico, Ecuador, Argentina, Sudáfrica y Australia. Tampoco reconoce jerarquías nacionales: ha mostrado su preferencia por los países más ricos, industrializados y de mayores concentraciones urbanas, poniendo en evidencia a los presidentes más prepotentes e ignorantes, y a los nacionalismos mezquinos.

El SARS CoV 2 ha puesto en cuarentena las políticas neoliberales y ha evidenciado sus dañinos efectos. Ha dejado ver que, cuando la mano oculta de mercado no genera beneficios ni satisface necesidades sociales, el Estado, que normalmente es su sustento, se convierte en su sustituto.

Sin embargo, lo que sí ha respetado este virus, han sido las clases sociales, las diferencias de género, etnia o edad, dejando a las personas más precarias y más pobres atrapadas entre dos fuegos: por sus trabajos, son las más expuestas a la infección y las que suelen tener menor accesibilidad a los sistemas de salud; y por su pobreza, son las que se ven obligadas a salir de sus casas a diario para buscar su sustento.


 
 

Descarga el manifiesto completo en PDF aquí