Han borrado de un plumazo derechos de las personas conseguidos tras décadas de lucha. Arrasando como un tsunami, el PP de Rajoy, ha ido desmontando todos los mecanismos de contención que trataban de mantener el poder adquisitivo de los salarios, ha abaratado el despido hasta hacerlo posible por ausencias perfectamente justificadas, y la precariedad en el empleo se ha convertido en la norma. Se hacen contratos subvencionando descaradamente a la patronal, mientras se restringe el subsidio de desempleo.

Se están desmantelando también la sanidad, la enseñanza pública y la atención a la dependencia a pasos agigantados. Dejando incluso a personas sin asistencia sanitaria. Y, al resto, teniendo que pagar cada día más por la medicación y otras prestaciones, lo que es un obstáculo para que muchas personas con escasos recursos puedan obtener una atención de calidad.

Pero es más ; las pensiones, que los conservadores habían prometido que constituían una “línea roja” que no traspasarían, han sufrido el mayor recorte desde que se aprobó, también recortándolas, el Pacto de Toledo en el año 1995,.

Cuando han dejado tiritando el bienestar de la ciudadanía, y ahondan en las políticas de austeridad, con un 26% de tasa de paro, con más del 54% de paro juvenil, con casi 2 millones de hogares en los que ningún miembro tiene trabajo. Cuando la pobreza llega al 22%, y se eleva al 28,2 % el riesgo de exclusión social. Cuando cada día hay más de 500 desahucios, según reconoce el CGPJ.

Y ahora, tras la reforma del código penal y la “ley mordaza”, con el anteproyecto de ley sobre el aborto van a cercenar aún más nuestras libertades, con un ataque sin precedentes contra los derechos de la mujer.

No es que al PP le importe en absoluto la salud de las mujeres, con el RDL 16/2012 ya excluyeron de la atención sanitaria a 873.000 personas, ni tan siquiera – como afirman – el “derecho del feto” o el de los discapacitados, lo que a su ala más conservadores y católico-fundamentalista exige el control de la descendencia, la mano de obra. Lo vistan como lo vistan lo que está en juego es el control patriarcal del cuerpo de las mujeres.

Si se aprueba esta ley, la mitad de la ciudadanía, las mujeres, no tendremos garantizado el derecho a la salud.

¿ Cómo pueden hablar de que con su ley pretenden defender la vida y la maternidad cuando no existe el más mínimo atisbo de respeto a los derechos humanos en toda su política ?. ¿ O es que no tienen derechos los desempleados sin subsidio, los dependientes excluidos de cualquier ayuda a la dependencia ?. ¿ Y los niños y niñas que no reciben becas de comedor y ya no reciben una alimentación adecuada para asegurar su desarrollo ?. ¿ Y los miles de personas a losque no les llega para calentar su vivienda, o los que no tienen ni vivienda ?. ¿Así es, Sr. Rajoy, como el PP defiende la vida? ¿Cómo pueden decir que defienden la vida y los derechos del que no existe, porque no ha nacido, si pisotean los derechos de millones que si existen y viven entre nosotras, Sr. Gallardón? ¿A qué vida se refieren ustedes?

Miren, lo único que conseguirán si se aprueba la nueva ley sobre el aborto será elevar la mortalidad de las mujeres, ponérnoslo más difícil. Y mucho más difícil a las mujeres con menos recursos, que arriesgarán su vida por abortos en la clandestinidad. Ya saben, también es una cuestión de clase. Y con dinero se podrá solucionar, a pesar de que la ley no lo permita. De eso ustedes también saben mucho.
No es una cuestión moral, se trata de una realidad, ya que existen cientos de miles de embarazos no deseados al año, y corresponde a los poderes públicos dar una respuesta, y buscar el marco legal para que las mujeres puedan ejercer su derecho a decidir sobre su cuerpo, sobre su maternidad, teniendo garantizada la protección a su salud. 80.000 mujeres mueren al año por practicar interrupciones del embarazo en condiciones insalubres según la OMS.

Carmen San José Pérez

MATS Dic 2013