Ha llegado a nuestros oídos, que el Jefe de Servicio de Radiodiagnóstico junto con la Consejería de Sanidad, han implementado un plan de optimización para mejorar y/o subsanar la demanda y lista de espera de las pruebas que éste servicio oferta a nuestros ciudadanos; vamos, hablando en plata, lo que son las peonadas de toda la vida. Pero, claro, esta vez más organizadas según sus responsables e intentando estar dentro de la legalidad. Es muy loable esta actitud después de años haciendo este tipo de actividad casi de forma fraudulenta, en los límites de la legalidad, y de la que nadie hablaba por formar parte, de una forma o de otra, de la misma.
RXPara llevar a cabo tan insigne labor se oferta a los profesionales que allí trabajan, por tal o cual cuantía económica, realizar pruebas diagnósticas fuera de su jornada laboral. Claro que, algunos profesionales están más controlados que otros. A saber, los técnicos y enfermeras que hacen las pruebas, o las realizan fuera de su horario laboral o no  cobran un céntimo. En cambio el personal facultativo, aún habiéndose  realizado la prueba diagnóstica por la mañana, podría  informarla por la tarde o en ratos  ociosos que pudiera tener durante su jornada y tanto en un caso   como en el otro cobraría un extra.
Es   evidente que informar una prueba diagnóstica no es cosa baladí, se requiere un mínimo de tiempo para valorarla con  todas las garantías. Cabría pensar que lo adecuado sería  informar  las diferentes pruebas durante la jornada en las que se realiza tomando como máxima la idea de la   Dirección de que  durante nuestra jornada tenemos que “apechugar” con lo que tengamos programado pero, claro está, si está programado en la misma, ya no sería “peonada”, o sí?.
Esto debería ser aclarado por los responsables.   Según las informaciones a las que hemos   tenido acceso, el plan de optimización contempla la  Eco, Eco-Doppler, RMN, TAC y las Eco en los diferentes Centros de Especialidades habiéndose  programado unas 50,60,2000, 800 y 1000 respectivamente en el plazo de dos a tres meses. Ni que decir tiene que es tarea importante como para ampliar la plantilla en todas las categorías y evitar suspicacias, malos entendidos y como no la “picaresca” de algunos profesionales.
Además de que, a nadie se le escapa, somos un Hospital y funcionamos las 24 horas del día  durante todo el año y por tanto se debería optimizar los recursos en los diferentes turnos e incluso los fines de semana si fuese necesario. Con ello  se reduciría mucho más y probablemente mejor la lista de espera.  Sin olvidar que se mejoraría el ambiente de trabajo así como la conciliación de la vida familiar y laboral de todos los profesionales que realizan tan importante labor.  Y, supuestamente, los responsables no tendrían que hacer tantas cábalas para organizar el Servicio ya que tendrían personal suficiente para cubrir los turnos de mañana y tarde así como los fines de semana que tuviesen que cubrir.
Así pues, animamos al Jefe de Servicio, es evidente que con la ayuda inestimable  de la Dirección Gerencia, a  que  interceda en la Consejería de Sanidad para que valoren esta posibilidad por encima del posible interés económico que puedan tener algunas personas.
12O