Quizás sea en la contratación administrativa donde más claramente se ponga de manifiesto la privatización Sanitaria. La presencia de “lobbies” empresariales en la Sanidad madrileña, influye directamente en su privatización. Entre estos “lobbies” destacan grupos como IDIS, FENIN, SEDISA etc, a los que según el último informe de la Plataforma “Audita Sanidad”, durante 2017 se le adjudicaron el 54,34% de los contratos, con un gasto sanitario del 60,35% y todo para hacer labores que podría asumir perfectamente el sistema Público, pues en ningún sitio está demostrado que la gestión de los servicios que estas empresas realizan para la Administración supongan un mayor ahorro de costes y que sean más eficientes, a lo que se suma un margen importante de beneficios, para la empresa adjudicataria.
En Sedisa (Sociedad Española de Directivos de Salud) curiosamente, el Gerente del Hospital Clínico tiene un papel tremendamente influyente ya que es vocal de la Junta Directiva, responsable del Comité de Internacionalización y colaborador del Comité de Responsabilidad Social Corporativa y del Comité Científico.
Los “lobbies” son organizaciones que defienden intereses creados por sus miembros que buscan influir en decisiones y en no decisiones políticas, al margen de las elecciones sin ejercer responsabilidades de gobierno, tratando de hacer seguimiento de la adecuación de los programas gubernamentales a sus intereses.
Según el informe de Audita Sanidad , las adjudicaciones a empresas relacionadas con los “lobbies” es de 921 contratos por un importe total de 387.489.188, 92 € y sólo hablando de contratos adjudicados mediante concurso de licitación, sin incluir los acuerdos relativos a los hospitales PPP de Gestión 100% privada , ni los contratos menores o a “Dedo”.

Un ejemplo muy cercano.

COGESA con sede en Orense, es una de esas empresas que a través de estos “lobbies”, aspira a quedarse con el negocio de la logística Sanitaria de la Comunidad de Madrid.
En el Hospital Clínico lleva instalada desde 2004 y desde esa fecha no ha encontrado competidor alguno en el Sector. En 2015 cuando otra empresa ( Severiano Gestión SL) de características parecidas, presentó su candidatura al concurso ( lo ganó con una oferta económica más ventajosa y puntuación técnica más alta que el otro licitador) el recurso especial de COGESA, ante el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la CAM, acabó en Resolución favorable hacia ésta por parte de la Administración Sanitaria, adjudicándole el contrato por un importe de 4.881.135, 14 € ( IVA incluido) en un plazo de ejecución de 48 meses.
La influencia de esta empresa en la búsqueda de otros modelos de gestión en la Sanidad Pública para potenciar su negocio y extender su mercado, no es nada desdeñable. Su presidente, Ángel Puente, es presidente del “ Círculo de Sanidad”, un “lobbie” empresarial que propone fórmulas de gestión sanitaria con los mismos argumentos que la empresa privada ( la descentralización de los servicios y el cuestionamiento de la Sanidad Pública, con el discurso de que este modelo encuentra cada vez más dificultades a la hora de garantizar una cobertura universal prestada en condiciones óptimas de acceso, eficiencia y satisfacción con el servicio, sin el apoyo de la Sanidad privada, removiendo obstáculos para que la Administración modifique las leyes que den vía libre a la implantación de estos modelos y por tanto, a la expansión de las empresas privadas en la Sanidad Pública).
Prueba del esfuerzo que se está haciendo por parte de todos los que quieren repartirse el “botín”, lo tenemos por ejemplo en el “ coloquio sobre salud digital organizado por ¡Sanidad en Noviembre de 2018, en el que Ángel Puente ( presidente de COGESA) abordaba el proceso de digitalización en el ámbito de la Salud y en concreto la digitalización de la historia Clínica en el D.N.I. , proponiendo medidas encaminadas a remover obstáculos para que la Administración modifique las leyes que permiten la implantación de este negocio. En este caso, de la LEY Orgánica de Protección de datos de carácter personal, que obstaculiza la puesta en marcha de un “Plan Estratégico de Digitalización”, pues COGESA ya está preparando el terreno para diversificar más su mercado. Desde hace poco participa en el accionariado de Databox, dedicada a la gestión documental, certificado de archivos y custodia de documentación.
Y la diversificación del negocio no acaba aquí, pues además de la Consultoría y Gestión Sanitaria, también está en su cartera de servicios la Logística Sanitaria (distribución de sangre a todos los hospitales Públicos de la Comunidad de Madrid) y desde 2007 el servicio de TIGAS (Transporte Interno y Gestión Auxiliar) en el Hospital del Tajo de Aranjuez.
No es de extrañar que en tres años (de 2016 a 2018) COGESA haya extendido su negocio por toda la geografía española y su facturación no pare de crecer (de 8 a 11 millones de euros en menos de 3 años.)

TIGAS

En la otra cara de la moneda aparecen los trabajadores de la empresa. Siguiendo el ejemplo de los TIGAS vemos por donde la empresa ahorra costes, con la excusa de la optimización de la gestión. En 2010, la empresa concesionaria del Hospital del Tajo, (Explotadora Hospital del Tajo S.L.), comunica a COGESA que debe despedir a varios trabajadores que no son necesarios para el Servicio y ésta, inmediatamente, lo lleva a efecto notificando el despido por burofax y generando un conflicto laboral en el Hospital.
5 años después, ante la debilidad de los trabajadores, COGESA firma un Convenio Colectivo demoledor para los intereses de éstos, con salarios muchos más bajos que si estas tareas las hicieran trabajadores públicos   ( celadores, auxiliar de obras etc) y con unas jornadas muchos más largas.
El ejemplo es que este mismo trabajo hecho por un empleado público supone una jornada de 1.643 horas anuales con un salario bruto de 16.479, 82 € anuales, frente a los trabajadores de COGESA con una jornada de 1.765 horas anuales y un salario bruto de 13.602,32 € anuales y con quejas diarias de los trabajadores por retrasos en el pago del salario que se suele retrasar hasta mediados de mes.
Así es como estas empresas pretenden hacerse con el mercado sanitario. Ayudan a deteriorar lo público con el discurso del ahorro, la sostenibilidad y la eficiencia, recibiendo a cambio por parte de la Administración la gestión de determinados servicios, que explotan sin ningún tipo de escrúpulos hasta donde le permita la LEY y ahorrando costes en la parte más débil (trabajadores), sin importarles el deterioro que esto provoca en los servicios públicos y en la seguridad y salud de pacientes y trabajadores.
Sección Sindical del MATS del Hospital Clínico San carlos