Un año más, como si de una foto fija se tratara, nos encontramos con urgencias desbordadas, camillas en los pasillos, escaso personal y al borde del colapso y unas listas de espera quirúrgicas, de consultas y pruebas diagnósticas que no dejan de crecer año tras año.

El Hospital Gregorio Marañón es el gran gigante de la sanidad madrileña, dentro de los hospitales de Tercer nivel (alta especialización y referencia nacional). Siendo el hospital con mayor número de camas de la región es también el que ha sufrido la mayor pérdida de sus recursos, tanto materiales como personales, tal y como reflejan las memorias del Sermas.

El hospital público ha pasado de tener 1728 camas instaladas en 2008 a las 1349 camas en 2018. Una pérdida de 379 camas, o lo que es lo mismo, un 20% del total de camas cerradas en la última década. Siendo especialmente llamativo el número de camas en funcionamiento, que registra una reducción progresiva hasta las 1416 en 2011 (año a partir del cual sólo se publican las camas instaladas) y aún más drástica en 2018, en que se contabilizan tan sólo 1180 camas (datos extraídos del Contrato Programa 2019).

Esta situación es paralela a la pérdida de trabajadores: Si en 2008 había un total de 8761 profesionales, entre 2011 y 2015, el Gregorio Marañón dejó de contar con más de 1400 profesionales. De esta manera, pese a un leve incremento en las contrataciones desde 2015, el complejo hospitalario ha reducido su plantilla en torno a un 14 % en los últimos 10 años.

Y a esa pérdida de camas y profesionales, hay que añadir la mayor presión asistencial en cuanto al número de personas atendidas en el servicio de urgencias, que pasan de 224.698 en 2012 a 250.587 en 2018.

Por último, cabe destacar que este Hospital sigue manteniendo una amplia población de referencia (320.956) tsi 01/01/2019, atendiendo en torno a 250.000 urgencias anuales y una media de 50.000 ingresos hospitalarios pese a la reducción de camas respecto a datos del 2008.

CONCLUSIONES

Con 1200 profesionales menos y con 379 camas cerradas desde 2008…

QUIÉNES SALEN PERJUDICAD@S :

  • L@s ciudadan@s, que soportan largas listas de espera tanto en la atención de urgencias como en las consultas externas e intervenciones quirúrgicas.
  • L@s profesional@s, que soportan cargas de trabajo excesivas para seguir prestando una asistencia correcta y de calidad.

LA SOLUCIÓN:

  • La recuperación de las plantillas necesarias que permita la reapertura de todas las camas disponibles, así como la dotación de personal necesario en urgencias y servicios radiológicos.
  • Esto permitiría reducir las listas de espera tanto quirúrgicas como de pruebas diagnósticas, al poder tener los quirófanos y servicios radiológicos a pleno rendimiento.
  • Todo ello, acompañado de una mayor dotación de recursos a la Atención Primaria, que evite que muchos pacientes acaben en los servicios de urgencias o que se vean abocados a contratar seguros privados.

¡¡DESDE MATS, DEFENDEMOS UNA SANIDAD 100% PÚBLICA Y DE CALIDAD!!

Sección Sindical del Mats del Hospital Universitario Gregorio Marañón.