‘Caza de brujas’ contra los médicos críticos. Despiden a un compañero del doctor Montes por denunciar el desmantelamiento del sistema de salud en Castilla- La Mancha
CARLOS ISERTE/TOLEDO | 26/04/2014

El Gobierno de Castilla-La Mancha que preside María Dolores Cospedal puede desmentir tantas veces como quiera el traslado masivo de pacientes castellano-manchegos a hospitales privados de Madrid. Puede negar lo que en esta comunidad todos los ciudadanos conocen, que no es otra cosa que el desmantelamiento progresivo del sistema de salud y la privatización encubierta del mismo. Sin embargo, es imposible rebatir la fotografía a la que ha tenido acceso ELPLURAL.COM en la que se puede apreciar como hasta cinco ambulancias del Sescam (Servicio de Salud de Castilla-La Mancha) aguardan paciente cola para cargar y descargar a enfermos de Guadalajara, Toledo, Ciudad Real o Cuenca en el hospital privado y católico Beata María Ana Jesús, propiedad de Sanitas y situado en la madrileña calle de Doctor Esquerdo.
Ambulancias haciendo cola
Negocio para las clínicas madrileñas
Es un documento gráfico que deja en muy mal lugar al polémico consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, que apenas aparece por la comunidad y sí por su despacho de la sede nacional del PP; ya que es el responsable del partido en materia sanitaria, según denuncian los socialistas manchegos, que señalan también a la red de hospitales y clínicas privadas de Madrid como las grandes beneficiarias de la política sanitaria llevada a cabo por el Gobierno de Cospedal. Y es que no solo Beata Mariana acoge enfermos de esta comunidad, también San Francisco de Asís, Fundación Jiménez Díaz… De ahí que las plataformas en pro de la sanidad pública hablen de “regalar el dinero de todos a Madrid cuando nuestros hospitales pueden y deben hacer estas intervenciones”, señalan a ELPLURAL.COM fuentes de esta iniciativa ciudadana en Toledo.
Cierran una planta del hospital de Cuenca
Las plataformas ciudadanas tienen toda la razón. ¿Por qué Cospedal prefiere desmantelar la sanidad de Castilla-La Mancha y derivar pacientes a clínicas privadas antes que contratar a más médicos? ¿Cómo se explica su última decisión: cerrar una planta del hospital de Cuenca? Nadie entiende que pague cientos de millones a estos hospitales privados y luego despida a cerca de diez mil profesionales, cierre plantas y clausure quirófanos porque se niega a dar “peonadas” a los cirujanos castellano-manchegos, no así a los madrileños, que “se están forrando a nuestra costa”, añaden. La clausura de esta planta supondrá el desmantelamiento y traslado de la unidad de ictus, donde se atienden los accidentes cerebro vasculares, que lleva asociado un complejo aparataje y monitores que permiten la vigilancia y control de los pacientes.
El doctor Insausti (izquierda), cesado por su condición política
Purga de prestigiosos médicos
Y cuando no cierra una planta, suprime un consultorio, clausura un servicio de urgencias…Cospedal y los suyos se dedican a perseguir a prestigiosos profesionales porque éstos denuncian la paupérrima situación de la sanidad castellano-manchega. La última víctima ha sido el coordinador de la Unidad de Dolor del Hospital Universitario de Ciudad Real, Joaquín Insausti, compañero del doctor Montes en el hospital Severo Ochoa de Madrid donde fueron maltratados y degradados por el exconsejero de Sanidad, Manuel Lamela, a quien los tribunales le reprocharon la persecución contra estos profesionales, que hoy se vuelve a repetir, hoy en Castilla-La mancha, y en vez de Espera Aguirre es María Dolores Cospedal la que pretende silenciar las voces críticas, como es el caso de este médico que ha sido despedido.
Pregunta en las Cortes
Pero los ciudadanos están hartos de tanta “inquisición”. Y eso lo sabe el PSOE, cuyo secretario general en Ciudad Real y diputado regional, José Manuel Caballero, ha registrado ya en las Cortes regionales una pregunta dirigida a José Ignacio Echániz en la que le pide explicaciones de carácter médico que justifiquen este cese, ya que Insausti envió un email de despedida en el que decía esperar “que en el futuro podamos tener otro tipo de direcciones en los hospitales que valoren más tu capacidad profesional que tu ideología política”. Para Caballero está claro: “Cospedal ahora practica la depuración política con los profesionales, médicos, enfermeros, solo porque tienen una ideología distinta a la del PP”.
El Plural