Primer día de la Lavandería Hospitalaria bajo gestión privada
Primer día de la Lavandería Hospitalaria bajo gestión privada- (JAVIER BAÑUELOS)

La empresa FLISA, filial de la fundación ONCE, se enfrenta a una doble sanción

JAVIER BAÑUELOS   31-01-2014 – 10:50 CET
La Inspección de Trabajo detectó una infracción grave durante el proceso de privatización: FLISA ni respetó ni aplicó las condiciones laborales que tenían los trabajadores antes de pasar a manos privadas
Según un informe al que ha tenido acceso la Cadena SER, los inspectores de Trabajo han detectado que la empresa FLISA, filial de la fundación ONCE y concesionaria del servicio de Lavandería Central Hospitalaria de la Comunidad de Madrid, ni respetó ni aplicó las condiciones laborales que tenían los trabajadores antes de pasar a manos privadas. Esta situación “habría provocado un perjuicio económico a los empleados”, que han sufrido un recorte salarial cercano al 30%.
Por ello, los inspectores hablan de una “infracción grave“, regulado en el artículo 7.10 del Real Decreto 5/2000 tipificado así por “establecer condiciones de trabajo inferiores a las establecidas legalmente o por convenio colectivo, así como los actos u omisiones que fueren contrarios a los derechos de los trabajadores reconocidos en el artículo 4 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores”.
Esta resolución supone un espaldarazo para la lucha individual que han emprendido los trabajadores. “Se ha cometido una infracción. Se han vulnerado una serie de artículosen lo referente a la sucesión de empresas y a la subrogación que deberían habernos ofrecido en lugar de un nuevo contrato, retirándonos la antigüedad, el salario y todas las condiciones contractuales que veníamos trayendo, en muchos casos, desde hace más de 30 años”, ha afirmado el Presidente de la Asociación de Trabajadores de la Lavandería Central Hospitalaria, Francisco Ronco.
El Ministerio de Empleo, también ha detectado otra infracción muy grave, en este caso, por haber contratado personal ajeno a la lavandería durante los 42 días de huelga. En concreto, se trata de los conductores que fueron contratatos para llevar furgones a otros centros de Flisa (entre ellos Segovia) para lavar la ropa hospitalaria en otros centros.
Según el artículo 8.10 al que hace mención otro inspector en su informe se trata de una infracción muy grave por “los actos del empresario lesivos del derecho de huelga de los trabajadores consistentes en la sustitución de los trabajadores en huelga por otros no vinculados al centro de trabajo al tiempo de su ejercicio, salvo en los casos justificados por el ordenamiento”, según figura en el escrito de respuesta a la demanda que interpuso CC.OO.
Por ello, la Inspección de Trabajo ha abierto un proceso de oficio, que ahora deberán resolver los tribunales.
Según la Asociación de Trabajadores de la Lavandería, estas infracciones podrían jugar a su favor en el recurso que presentaron “para frenar esta privatización”.
Cadena Ser