EFE   17/09/2015

 /imag/efe/2015/09/17/20150917-11104755w.jpgMadrid, 17 sep (EFE).- La Asamblea de Madrid ha aprobado hoy con los votos a favor de PSOE y Podemos y la abstención de Ciudadanos renegociar la concesión del hospital de Collado-Villalba para revertir su gestión al Servicio Madrileño de Salud, integrándola con la del Hospital Universitario Puerta de Hierro y el de El Escorial.

Se trata de la segunda votación del Pleno que pierde hoy el PP, que previamente ha rechazado una Proposición No de Ley (PNL) aprobada por todos los grupos de la oposición para combatir la contaminación del ozono y establecer restricciones de tráfico cuando se superen los umbrales de aviso a la población.
El portavoz de Sanidad del PSOE-M en la Asamblea, Jose Manuel Freire, ha lamentado en la presentación de la PNL que el hospital de Collado-Villalba «descapitaliza y condena a la infrautilización y a la ineficiencia a uno de los hospitales punteros de la sanidad pública español», en referencia al de Puerta de Hierro.
«Han hecho este hospital (Collado-Villalba) por razones gurtélicas o púnicas pero por ninguna razón de racionalidad sanitaria «, ha comentado.
Además, ha señalado que este centro (puesto en marcha en octubre de 2014 y gestionado por IDC Salud, antigua Capio) resta un 25 % del presupuesto a los hospitales de Puerta de Hierro y El Escorial.
«Planteamos su vuelta a la gestión pública», ha dicho, para añadir a continuación que la alternativa que plantean los socialistas es crear un único complejo hospitalario con tres ubicaciones y la gerencia compartida.
El diputado del PP Jacobo Ramón Beltrán ha recordado que este hospital, con 140 habitaciones y nueve quirófanos, presta atención a 110.000 ciudadanos de ocho municipios, lo que ha recalcado que supone «más en muchos casos que muchas capitales de provincia».
«La titularidad es pública, el hospital es público, el contrato es público y pertenece a la red sanitaria pública», ha sostenido.
En un tono muy crítico, la diputada de Podemos Mónica García ha comentado que es «difícil reunir en un solo hospital incompetencia, falta de planificación, dejación de responsabilidades, derroche de dinero público y falta de control».
«En este hospital la panificación no se basó en la necesidad de la población ni en el uso eficiente de recursos (…) se basó exclusivamente en ver cómo se repartía el pastel de la sanidad», ha añadido.
Por su parte, el diputado de Ciudadanos Daniel Álvarez ha criticado que este hospital «no se hizo con una planificación territorial adecuada», pero ha explicado que ha decidido abstenerse de la PNL al «no quedar demostrado el ahorro económico» estimado por el PSOE-M entre 30 y 40 millones de euros al año.
«Comparado con otros hospitales nos parece que su estimación es demasiado optimista», ha concluido.
elEconomista.es