La lucha contra la hepatitis C ha sido muy dura en el estado español. Muchos enfermos se quedaron por el camino y no conseguieron acceder al tratamiento que les hubiese salvado la vida. En la actualidad, en Madrid, todos los enfermos tienen acceso al tratamiento, pero la movilización de la Plataforma de Afectados por la Hepatits C continúa denunciando los patentes.  El lunes 25 de septiembre recibirán el premio de la UE «Ciudadano Europeo»

– Pregunta: ¿Hay que daros la enhorabuena por todo lo que habéis conseguido?
– Respuesta: Hemos conseguido mucho, es verdad,  pero la peor parte de la pelea, la más dura, viene ahora. La lucha contra las industrias farmacéuticas. El 28 de julio fue el Día Internacional Contra las Hepatitis Virales y nosotros aprovechamos para sacar la campaña “Genéricos Ya”, que es un ataque frontal contra los laboratorios. Mantenemos nuestras acciones encaminadas a erradicar la enfermedad, por supuesto (tratamiento, prevención, charlas…) pero ahora lanzamos un ataque para frenar el lucro de las farmacéuticas.
En esto nos va a acompañar mucha gente porque incluso desde la Administración se están dando cuenta de que no pueden seguir pagando los precios por las medicinas que están imponiendo los laboratorios porque el sistema de salud puede quebrar.
Por ejemplo ahora se ha patentado una molécula que cura cánceres de sangre. Es fácil imaginar los precios que van a tener los medicamentos que la desarrollen. Se ha repartido el pastel entre dos farmacéuticas: Gilead se queda con el desarrollo de ese producto para adultos y Novartis para los niños.
– P.: ¿Se está convirtiendo el derecho a la salud en una cuestión de clases?
Entradilla 1– R.: Totalmente. Es la expresión más clara de que el sistema capitalista busca nuevos nichos de negocio donde sea porque tiene agotados los mercados y necesita eliminar derechos para seguir lucrándose.
Hay dos elementos importantes ahora encima dela mesa: uno, la Fundación IDIS, que dice que con 1.500 millones de euros acaba con las listas de espera; y el pacto que propone la CEOE para incorporar la sanidad privada a la pública para que tengan más oportunidades de negocio y obtengan más beneficios.
– P.: 1.500 millones es mucho dinero. Con ese dinero bien invertido en la pública se podrían terminar muchos problemas
– R.: Claro, se podrían crear los puestos de trabajo que se han eliminado y el mismo trabajo que podría realizar IDIS lo podría hacer la pública y mejor. En la pública hay tardes enteras con los quirófanos vacíos. Metiendo más médicos y más horas en los quirófanos y en las consultas sería mucho más rentable. Se crearían puestos de trabajo, sería viable el sistema de salud y no entraría un lobby sanitario privado en la pública para terminar de convertirla en su negocio.
La sanidad, como decíamos antes, se está convirtiendo en una cuestión de clases. Tenemos que evitar que se llegue al modelo sanitario estadounidense, en el que quien tiene dinero tiene acceso a la sanidad y quien no se muere en la calle.
– P.: En Madrid tenemos una sanidad en la que los avances privatizadores se han ralentizado, aunque no se hayan acabado con ellos. Pero en otras Comunidades Autónomas la situación roza el desastre, como en el caso de Castilla y León, donde ya han entrado las Unidades de Gestión Clínica.
– R.: Antes de que en entraran en Castilla y León lo hicieron en Andalucía, que lleva 18 años de experiencia promovidas por el PSOE. Pero es verdad, Castilla y León es un desastre. Como ejemplo, el Hospital del Bierzo, en el que se está llevando a cabo un encierro de usuarios muy importante por la lucha de la calidad asistencial y contra las Unidades de Gestión Clínica, que refleja y visibiliza los mismos problemas de fondo aunque con diferentes realidades  en cada una de las CC.AA.  Por regla general los problemas son básicamente los mismos porque los recortes impuestos por la Troika afectan a todo el territorio, diluyendo lo poco que queda del estado de bienestar y quitando derechos conquistados. Si a las CC.AA. se les recorta el gasto tal y como se está haciendo, no pueden sostener los servicios públicos.
Es algo similar a lo que está sucediendo con el turismo: metes de golpe y porrazo millones de turistas y no aumentas los servicios públicos, colapsas la ciudad y quitas a sus residentes derechos sociales.
– P.: En Madrid (y en el resto del Estado) nos encontramos con una sanidad pública muy perjudicada por los recortes con un aumento exponencial en las derivaciones hacia la empresa privada. ¿Qué se está quedando para la pública?
Entradilla 2– R.: Para la pública quieren que se quede la parte que no es rentable para la privada. Es similar a lo que está sucediendo en educación, que quieren convertirla en un gueto. La gente que no tiene posibilidades económicas a la pública y el resto a las concertadas, subvencionadas por el estado y que como empresas privadas con un objetivo fundamental de lucro. En definitiva de lo que se trata es de destruir los servicios públicos en beneficio de los diferentes lobbies . También es lo mismo que pasa con las pensiones: te dicen  que no hay sostenibilidad con el actual sistema de pensiones, creando un clima de incertidumbre  con el único fin de que contrates planes de pensiones privados.
El sistema capitalista  se queda sin mercados y  necesita seguir obteniendo beneficios, en ese contexto encuentran aliados políticos que deterioran con su políticas los servicios públicos, un deterioro que es aprovechado por sector privado para desembarcar en los nichos de negocios que hasta ese momento tenían cerrados. Esa labor política de deterior se está llevando a cabo, a la vez que se asalta los nichos de negocio de los servicios públicos.
Esa es la política que está realizando el PP para extender una alfombra de terciopelo para que las empresas privadas desembarquen tranquilamente en esos nichos.
– P.: Vuestra ha lucha ha conseguido muchos de sus objetivos, entre ellos que haya tratamiento para todos. Pero ¿qué está pasando con la población carcelaria?
– R.: Hay personas que plantean que los tratamientos para los F0 y los F1 ya se han conseguido y que entonces ya se ha solucionado el problema. Pero no es así. Un ejemplo es  Madrid donde hemos presentado en la Consejería un listado de 9 personas de la Fundación Jiménez Díaz (grupo Quirón) a los que le han negado el tratamiento. Los hospitales de esta empresa han estado diciendo a los pacientes con F0 y F1 que todavía no tenían autorización de la Consejería para darles tratamiento. Y esa autorización está emitida, tras un pacto de la Consejería de Sanidad con nosotros, en noviembre de 2016. Es más, en junio el Consejo Interterritorial del SNS, dio  luz verde a los tratamientos de pacientes en fase F0 y F1. Los Hospitales del Grupo Quirón, han presionado a los médicos para que retrasaran los tratamientos a los estados pacientes en estados iniciales de la enfermedad (FO-F1). Ahora lo que vamos a hacer si se repite esta situación es ir directamente a la Fiscalía para que investigue el asunto.
Los hospitales de gestión privada tienen que responder ante sus socios durante el ejercicio económico. Como ellos tienen que adelantar el dinero a las farmacéuticas, aunque la comunidad se haga cargo de ese coste posteriormente pero en un plazo de tiempo mayor, el ejercicio económico se ve afectado. Es el elemento económico el causante del retraso de los tratamientos para afectados en fase F0 y F1 en los hospitales de Quirón.

En lo que se refiere  a los tratamientos en prisiones, sus muros no están solamente para que no se escapen los presos. También cumple la labor de freno del flujo de información. Es un coto cerrado manejado por las diferentes direcciones carcelarias y en el que se intenta que no haya ningún tipo de información. Nosotros hemos hecho varios seminarios y hemos monitorizado la situación en la que está la población recusa. En el Comité de Coordinación del PEAHC , que se constituyó en febrero de este año, ya denunciamos que no se estaba atendiendo a la población reclusa al mismo nivel y al mismo ritmo que la población libre. Es más, incluso a los médicos funcionarios de prisiones se les imponía el criterio de recetar ciertos fármacos para los tratamientos de la Hepatitis C al margen de el que se necesitara por  tipo de genotipo que tuviera el enfermo. Llegaron a un acuerdo con Gilead y adquirieron una gran partida de HARVONI a un buen precio. Este antiviral que salió después del SOVALDI era recomendado por las direcciones de prisiones  a los médicos para que se recetara. Si el médico, porque no le correspondía ese genotipo o por cualquier otra razón, recetaba otro fármaco, pues el pedido se retrasaba y el enfermo no recibía el tratamiento a tiempo. Eso es algo que denunciamos en su momento.
La población reclusa está recibiendo más tratamientos que antes pero no llega al mismo nivel que la población libre. Parece que después de todas las denuncias que hemos realizado sí que se están empezando a tratar más enfermos. Hemos pedido varias reuniones con Instituciones Penitenciarias y hemos recibido el silencio por respuesta. Lo denunciamos en la comparecencia que hicimos en la Comisión de Sanidad del Congreso de Diputados. Este es uno de los grandes temas que tenemos pendientes.
– P.: ¿El acceso a la medicación es igual en todas las Comunidades Autónomas?
– R.: No. La Ministra de Sanidad ha pegado un tajo a la equidad al no meter los 200 millones para tratamientos en los presupuestos generales de este año. Ahora son las Comunidades las que tienen que pagar los tratamientos. Hay CC.AA. con mejores recursos económicos que otras y que pueden hacerse cargo de los tratamientos pero hay otras que no van a poder asumir ese gasto. Por lo tanto va a haber pacientes de primera y de segunda categoría, dependiendo de la Comunidad en la que vivan. Se ha roto el principio de equidad.  El Ministerio, que tendría que ser el garante de la equidad, ha permitido, con la no inclusión de los 200 millones en los PGE de este año, se rompa.
– P.: ¿Dónde queda el derecho de igualdad?
 Entradilla 4En la basura. Cuando no tienes medios económicos ni financiación para desarrollar programas de prevención, cribado o tratamientos de la enfermedad que sea, el pato lo paga el paciente.
No nos podemos agarrar a lo que nos restringe; como hizo el Ayuntamiento con Madrid Salud. Si la Ley Montoro impide llevar a la práctica tu programa,  desobedece, rompe la ley, enfréntate al techo presupuestario. Eso hasta ahora nadie lo está haciendo. Y no te puedes someter a eso. ¿Cómo puedes decir que das 6 millones de euros para que una entidad desarrolle programas sanitarios y sin embargo no puedes utilizar ese dinero para contratar personal y reforzar los CMS para que hagas esos mismos programas? La Ley Montoro no es excusa. El CMS de Montera, que ha sido un icono en la lucha contra la exclusión está completamente deteriorado y con una gran reducción de servicios. Estos centros cumplen papel fundamental con las personas excluidas aunque no solo tengan competencias de prevención y difusión de campañas, pero es que han dejado que estas mermaran sus servicios y su actividad. Si desaparecen los CMS quedará mucha gente excluida de cualquier atención médica. Los CMS se están salvando por el compromiso de sus trabajadores.
– P.: ¿Cómo surgió la PLAFHC?
– R.: La PLAFHC surgió por la lucha de un derecho fundamental; el derecho a la vida. Los afectados por la enfermedad morían. Y a partir de ahí empezamos a organizarnos para luchar  por objetivo; el derecho a la vida. En nuestra lucha aparecieron elementos de clase: los enfermos con dinero podían comprar tratamientos, la mayoría de los afectados no. Desde un principio lo teníamos claro… todos éramos afectados, tuviéramos o no el virus VHC. Posteriormente la sociedad civil luchadora por las luchas  y las movilizaciones llevadas a cabo nos han convertido en MOVIMIENTO SOCIAL un movimiento social inclusivo.
Ahora que  hemos iniciado el que todos los enfermos tengan acceso a los tratamientos es cuando planteamos la lucha contra los laboratorios farmacéuticos y sus beneficios económicos escandalosos, que juegan con la vida de las personas amparándose en unas patentes de productos que han tenido su origen de investigación  con dinero público.
Entradilla 5La PLAFHC lucha desde el principio de su constitución, no solamente por los tratamientos para los enfermos de Hepatitis C. La lucha contra  el precio impuesto por las farmacéuticas a los fármacos de la Hepatitis C y a los de las demás enfermedades crónicas, contra los recortes en la sanidad pública,  contra la violencia de género, contra la precariedad laboral en la Sanidad, por la defensa de los derechos de los trabajadores de Coca Cola… Consideramos que, al fin y al cabo, son partes de la misma lucha.
– P.: La lucha contra las farmacéuticas es una lucha tremenda ¿no? Son gigantes
– R.: Pues sí porque si nos damos cuenta ahora mismo todos los fondos buitres tienen participación directa en las farmacéuticas. Las farmacéuticas son parte de los fondos buitre. La crisis financiera ha permitido que las farmacéuticas ejerzan un control sobre los Estados,  imponiéndoles precios sobre los Productos Interiores Brutos. Cuanto mayor sea el PIB  de un Estado más alto es el precio impuesto por las farmacéuticas. Con las patentes las farmacéuticas controlan  todo el negocio eternamente. Durante 20 años o más -tiempo de duración de las patentes-  las farmacéuticas ejercen su dictadura económica sobre los diferentes Sistemas Nacionales de Salud. Con esta política,  muchas poblaciones se quedan sin la posibilidad de acceso a los fármacos más innovadores. Este es el motivo por el que hay que dar la pelea contra la Ley de Propiedad Intelectual de las patentes. No podemos esperar 20 años a que se puedan sacar genéricos de principios activos que pueden salvar cientos de miles de vidas.
Las farmacéuticas aseguran que invierten mucho en I+D, pero no es cierto: la mayor parte de la investigación se lleva en centros públicos. Luego llegan los laboratorios y compran las moléculas por cuatro perras y patentan la molécula. ¿Qué dónde se gastan el dinero, si no es en I+D? Pues en márketing y en estrategias de ventas. No sacan ningún producto al mercado sin el visto bueno del departamento comercial.
La PLAFHC plantea que el regulador (el Gobierno), no pague a las farmacéuticas los precios tan desorbitados que están pagando. Si sus costes de producción de un fármaco son 100, se le paga un  14% más como beneficio industrial. Eso de entrada. Pero además, al regulador le exigimos  que en situaciones de pandemia como en el caso de la Hepatitis C, la propia Organización Mundial de Comercio, con sus leyes, permite al Estado expropiar la patente y hacer genéricos o importarlos de otros países. Esta es nuestra postura. Pero el Sistema Nacional de Salud en vez de pagar 25.000 euros por tratamiento va a pagar, a lo mejor, 300 o 400. Hay mucha diferencia. A ellos producirlo les cuesta entre 100 euros y 150 euros Ahora nos cobran 25.500 euros pero empezaron con 60.000 por tratamiento.
Entradilla 6El principio activo, la molécula que tienen patentada, es barata de producir. Luego ellos ponen el precio arbitrariamente. Con estos precios no hay sistema de salud que lo soporte. Por un lado están recortando en gastos sociales, en trabajadores de sanidad y medios y por otro están dando a las farmacéuticas un dineral.
– P.: El 25 de septiembre la UE os entrega el Premio “Ciudadano Europeo”. ¿Qué buenos chicos, no?
 Por ahí van los tiros. Quieren darnos una palmadita en la espalda: habéis peleado mucho, sois fenomenales, qué bien que lo hacéis… Venga, os damos el premio y entráis en el sistema. Se equivocan completamente. Vamos a recoger ese premio y lo vamos a utilizar como herramienta de difusión y lucha  en defensa de los afectados por Hepatitis C, contra las farmacéuticas y por defensa de la sanidad pública, abriendo puertas… Pero nosotros no vamos a dejar de ser quienes somos…no aceptamos donaciones de las farmacéuticas… no asistimos a ningún Congreso en el que haya dinero por medio… no cobramos por dar charlas a drogodependientes como hacen otras Asociaciones…  vamos a seguir plantando cara a los recortes en la Sanidad Pública… vamos a seguir luchando contra las políticas privatizadores vengan de donde vengan.
En la Comunidad de Madrid hemos solicitado nuestra entrada en  Observatorio sobre la Hepatitis C. Si el Consejero nos quiere abrir la puerta vamos a entrar, con el fin de defender los intereses de los afectados por Hepatitis C, pero de ahí a ser socio de sus políticas, de eso nada. Ya tiene socios dentro del Observatorio que no sólo le apoyan sus políticas sino que se las diseña. Entraremos con nuestras condiciones. Y cuando haya que decir que no estamos de acuerdo con la política que se está aplicando lo diremos. No nos vendemos ni nos sometemos a los criterios de nadie.
El Premio “Ciudadano Europeo” nos lo dan por la movilización, por la lucha, y por conseguir que el Gobierno se viera obligado hacer el PLAN ESTRATÉGICO PARA EL ABORDAJE DE LA HEPATITIS C y como homenaje a todos y todas los que no  le llegaron a tiempo los tratamientos.
La lucha contra la Hepatitis C es una lucha y una movilización contra un sistema que no respeta un derecho tan fundamental como es el derecho a la vida.


Más noticias de la PLAFHC
Comunicado de la PLAFHC tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud
La PLAFHC entrega en el Congreso más de 155.000 firmas exigiendo la financiación prometida