El sindicato MATS denuncia que el Hospital 12 de Octubre ya ha programado el cierre de camas en toda una planta para el 1 de junio hasta el 31 de octubre.

El Boletín
Si el invierno trae a los hospitales públicos la gripe y los colapsos (algo que se denuncia más allá de esta estación, como sucede en el Hospital de La Paz que celebra hoy como protesta una jornada de huelga), el verano viene con el cierre de camas. Un clásico de la sanidad madrileña que ya está comenzando a hacer acto de presencia.
Así lo denuncia el sindicato MATS en el Hospital 12 de Octubre. En concreto, apuntando a la Planta 8 Materno Infantil de Cirugía Pediátrica. Según se han hecho eco de las quejas de las enfermeras, ya se ha programado el cierre de camas en esta zona a partir del 1 de junio hasta el 31 de octubre.
Una decisión que la organización sindical alerta de que “perjudicará a los pacientes” porque “el turno de cirugías no cesa en todos esos meses de cierre”. Es decir, la programación hasta el 15 de julio sigue con normalidad: “Incluso ha aumentado debido al cierre de los quirófanos por obra los pasados meses”.
La sección sindical de MATS en el Hospital 12 de Octubre recuerda que los usuarios “irán a unidades no especializadas en cirugía”. “Supone un deterioro en la calidad de los cuidados al estar mezclados con pacientes de otras especialidades, en algunos casos hasta infecciosas”, denuncian en el sindicato. Los madrileños no serán los únicos afectados: los trabajadores ya lo están siendo.
Desde el sindicato lamentan incluso que algunos de estos profesionales “han sido informados con solo una semana del cambio de turno en sus nuevas unidades”.
En este sentido, reprochan que la “nula conciliación” entra en escena debido a los rotatorios de mañana, tarde y noche: “No tienen tiempo para pedir reducciones de jornada en caso de necesitarla por cuidado de hijos, tienen que cambiar las citas médicas de familiares a su cargo que ya habían solicitado…”.
Asimismo, la organización no olvida “el estrés que supone el irte a una unidad distinta sin una formación previa” o la “inseguridad que provoca en los profesionales y la saturación que puede producir en servicios como la urgencia pediátrica o la UCI que verán retrasados los traslados de pacientes a causa de la falta de camas”.
Por ello, MATS concluye que el cierre de camas en verano, entre otras cuestiones, “supone un aumento en las ya muy amplias listas de espera” sumado “al maltrato” que sufren los profesionales del Hospital 12 de Octubre.