Acaba de aparecer el último Informe de la OCDE sobre Sanidad (Health Satatistics 2015) de julio de 2015, en los que este organismo realiza la comparación de los sistemas sanitarios de los países miembros (33 países) lo que nos permite hacer una evaluación de la evolución en este grupo que reúne los países mas ricos del mundo.
Lo primero que hay que señalar es que los datos de España son de 2012, cuando la mayoría de los países (30) dan datos de 2013 y algunos (11) incluso de 2014. De nuevo nos encontramos con uno de los obstáculos tradicionales a la hora de analizar los resultados de las políticas sanitarias en nuestro país, la opacidad y la ausencia de transparencia de unos responsables de las administraciones públicas, en este caso del Ministerio de Sanidad, que usan información de interés general y que sufragamos entre todos como si fuera de su propiedad particular.
Con esta importante limitación merece la pena señalar algunos comentarios:

  • El gasto sanitario total en % sobre el PIB se encuentra el la media de la OCDE (8,9%) lo que en realidad es poco significativo porque el PIB en España ha bajado en estos últimos años con la crisis, y además entre 2009 y 2012 ha bajado en 2 décimas (9,1% en 2009). Por otro lado el gasto per capita (en $ en poder paritario de compra) se sitúa 525 $ppc (15,20%) por debajo del promedio de la OCDE (2928 versus 3453). También la mayoría de los países de la OCDE aumentan el gasto per capita mientras que los últimos datos sobre España son de disminución y lo que sabemos de 2013 es que esa disminución ha continuado.
  • El porcentaje de gasto sanitario público sobre el total en la OCDE es del 72,7%, un punto mas que en España (71,7%) lo que es aún mas llamativo porque el promedio de la OCDE baja mucho por la presencia de 3 países (USA, Chile y México) donde esta por debajo del 52%. En España hemos pasado del 74,6% (2009) al 71,7% (2012) y presumiblemente mas en 2013. Lógicamente en gasto per capita igualmente nos alejamos del promedio OCDE, 437 $ppc menos, el 17,23% (2536 versus 2099), y en este caso también se ha producido un aumento en la mayoría de los países OCDE en discrepancia con España.
  • Otra cuestión importante es que el “gasto de bolsillo”, en % sobre el gasto sanitario total, esta en España por encima del promedio OCDE (22,1% versus 19,5%), lo que supone que la aportación individual de los ciudadanos se incrementa.

En resumen, a pesar de la ocultación de datos por parte del Ministerio de sanidad, se constata que el gasto sanitario en España retrocede, en % sobre el PIB pero sobre todo en gasto per capita. El gasto público es lo que mas retrocede en ambos parámetros, y consecuentemente, aumenta el gasto de bolsillo que es lo que pagan individualmente los ciudadanos para tener atención sanitaria. Todo ello supone más privatización del sistema sanitario, mas deterioro del mismo y una mayor desigualdad en el acceso a las prestaciones sanitarias.

FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES PARA LA DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA

10 de julio de 2015

FADSP