Los trabajadores del SUMMA aseguran que la falta de ambulancias para servicios no urgentes ha normalizado que se utilicen recursos avanzados de emergencias para servicios que no lo son

En la Comunidad de Madrid la falta de medios de las empresas privadas que gestionan los servicios privatizados en materia sanitaria fuerza a utilizar medios públicos para poder prestar sus servicios con normalidad. Los trabajadores del SUMMA, el Servicios de Urgencias Médicas de Madrid, un servicio público con dos áreas externalizadas, las ambulancias para pacientes no urgentes y las programadas -para aquellos enfermos que tienen citas concertadas y no pueden acudir por sus propios medios-; así como el servicio de atención telefónica, han salido hoy a las calles de la capital para denunciar la falta de medios con los que trabajan.

Critican que el número de ambulancias de las empresas privadas que se encargan de este servicio no es suficiente, lo que en ocasiones obliga a que sean las UVIS móviles los que lo presten. Así lo ha asegurado Rosa López, enfermera y vicepresidenta del sindicato SUMAT, que explica que «en ocasiones hay demoras de hasta cinco horas para que las ambulancias programadas vayan a recoger o a atender a un enfermo en su domicilio, lo que obliga al SUMMA a utilizar otros vehículos, como las UVIS, para realizarlos». El material de la UVIS móviles y su personal es propio del SUMMA, y no es un servicio externalizado. «Por lo que se da la paradoja de que cuando las ambulancias no pueden atender un servicio, se utilicen los medios de las UVIS. No es lógico que los medios prestados por las empresas privadas sean insuficientes y al final se tenga que utilizar lo público», añade López.
Fuente: Cadena Ser