Podemos reactiva una iniciativa que llevaba «seis años guardada en un cajón»

canarias_ilp«La Sanidad canaria necesita un buen revolcón». Y los promotores de la iniciativa legislativa popular para la Defensa y Promoción de la Sanidad Pública en Canarias creen que el instrumento para ello es «una nueva estructura legislativa en la que toda la ciudadanía y grupos parlamentarios podamos participar».
Una iniciativa, avalada por 25.000 firmas que, como ha recordado el presidente del Grupo Parlamentario de Podemos, Juan Márquez, «llevaba seis años guardada en un cajón» y que, a instancias de la fuerza morada, ha sido reactivada para que se debata en la Cámara regional.
«Debemos convencernos de que los servicios públicos son nuestros y, por tanto, las decisiones sobre su funcionamiento son nuestras, de la ciudadanía, que debe participar en la tramitación parlamentaria de la Ley», ha asegurado el presidente de la Plataforma Canaria en Defensa de la Sanidad Pública, Jorge Bethencourt.
«Esta debe ser, por fín la Legislatura de la salud, porque no puede seguir esperando», apostilló tras recordar que «esta iniciativa popular representa el empoderamiento de la ciudadanía, y antes de que acabe el año debemos contar al menos con un proyecto de ley de salud y sanidad, no puede seguir esperando».
Para Bethencourt, «la ley, más que de la sanidad, debe ser de la Salud, garantizando la equidad, la universalidad, los hospitales comarcales, un Plan de Urgencias, uno de Salud Mental o una red pública de Atención a las Drogodependencias».
Por su parte, Francisco Pulido, tras lamentar que la iniciativa haya estado desde 2010 inactivada en la Cámara regional, expresó su deseo de que por fín el Parlamento «sea la casa de todos, un lugar de intercambio y de diálogo desde la corresponsabilidad, no un lugar cerrado como hasta ahora, sino comprometido con las personas».
El presidente del grupo de Podemos, por último, ha expresado la necesidad de contar con una nueva Ley, toda vez que «somos la tercera comunidad en el ranking de privatización, hay que tomarse muy en serio la sanidad pública y establecer un marco que deje claro que es un derecho esencial y no un campo para la especulación».
Fuente: El Diario