Madrid, 16 jun (EFE).- El Hospital Gregorio Marañón asumirá con trabajadores propios las labores de limpieza completa del centro que hasta la fecha se venía realizando en parte por una empresa externa, cuya contrata finaliza el 30 de junio, según informa el hospital.
Por su parte, UGT ha denunciado que la finalización del contrato con la empresa Ferroser «va a poner en la calle a 140 trabajadores y trabajadoras, algunas de las cuales llevaban trabajando en ese centro más de 20 años».
Desde el hospital explican que, tras la reorganización de los servicios de limpieza de los hospitales públicos de la Comunidad de Madrid, el Marañón ha recibido 51 trabajadores -personal laboral y estatutario- que han pasado a formar parte de su plantilla.
Asimismo, la externalización del Servicio de Lavandería ha generado un excedente de plantilla de personal fijo de 51 efectivos, que han sido incorporados al Servicio de Limpieza del hospital.
Con ello, el hospital cuenta actualmente con un total de 102 efectivos adicionales que se han incorporado a su servicio de limpieza, completando una plantilla propia cercana a los 400 trabajadores.
Ante esta nueva situación y tras la finalización del contrato con la empresa externa, el hospital asume la parte del servicio que actualmente estaba externalizado, lo que supondrá «un ahorro aproximado de cuatro millones de euros anuales para el hospital público».
Para FeS-UGT, esta decisión vulnera la legislación, ya que «no permite cumplir los plazos marcados en la legislación para medidas colectivas, pues solo avisan con 15 días de antelación», señala en un comunicado.
Además, el sindicato pone en duda que la limpieza del hospital no se vea afectada ya que considera «imposible reorganizar el servicio de limpieza en 15 días y llevar a trabajadores suficientes para este servicio (con los trabajadores que hay actualmente de la Comunidad de Madrid no es suficiente)».
El contrato con Ferroser era de tres años y llevaba prorrogado uno, según el sindicato.
La Vanguardia